Root - Foro_El-Templo, - Noticias- TRAVEL- DESCARGAS - DHARMAN GALLERY --

 

MONKEY 1 y 2 REPORTAJE

LA HISTORIA DE LUCASARTS --- LA HISTORIA DE ID SOFTWARE

LA HISTORIA DE MONKEY ISLAND 1 y 2 --- MONKEY ISLAND 2 Special Edition Review

 

LucasArts

y la Edad de Oro de las Aventuras Gráficas

 

LUCASFILM, LucasArts, o como aprendí a amar las aventuras gráficas.

Hubo una época en la que las aventuras gráficas reinaron sobre nuestros ordenadores. En ella, dos grandes compañías se disputaban el título de la mejor desarrolladora: SIERRA y LUCAS FILM. Y tal y como pasó con la lucha entre Super Nintendo y Megadrive, la competencia sólo benefició a los jugadores, quienes veían como aparecían grandes títulos de cada compañía intentando superar los de su competidora. Sin embargo esto también propiciaba que los jugadores acabaran decantándose por uno u otro bando.

Mientras SIERRA utilizaba su sistema AGI, desarrollado para King’s Quest: Quest for the Crown, las aventuras gráficas de Lucas Arts se caracterizaban por el uso del sistema SCUMM, que fue desarrollado en 1987 por Aric Wilmunder y Ron Gilbert (¿te suena?) para su videojuego Maniac Mansion. De hecho, las siglas SCUMM significan “Script Creation Utility for Maniac Mansion”, que vendría a ser algo así como “Utilidad de creación de guiones para el Maniac Mansion“.

El sistema SCUMM consistía en un sencillo menú en el que encontrábamos diferentes acciones (hablar, coger, usar, dar, etc…) y un inventario de objetos. Mediante la correcta combinación de objetos y acciones sobre determinados personajes o lugares que aparecían en pantalla conseguíamos avanzar en la aventura. Todo esto podía realizarse mediante el uso del ratón, evitando al jugador tener que escribir las acciones mediante el teclado, como venía siendo costumbre.

Como habrás supuesto al leer el título, yo era de los que se decantaban por una de ellas y, aunque pasé grandes ratos con las aventuras de SIERRA y sus Larry, King’s Quest y, especialmente, su maravilloso Gabriel Knight. Aprovecharé este espacio para hablaros de los juegos que ocuparon la mayor parte del tiempo que pasaba frente a un ordenador: los juegos de LUCAS FILM, más tarde conocida como Lucas Arts.

 

 

 

 

 

Maniac Mansion (1987)

DESCARGAR AHORA!!

El Maniac Mansion fue lanzado en primer lugar para el Commodore 64 cuando la compañía se llamaba aún Lucasfilm. El juego utilizaba el sistema SCUMM, el cual permitió que se realizaran fácilmente conversiones para PC y FAMICON en 1988.

La historia nos contaba como una lóbrega noche la familia Edison era sorprendida por la colisión de un meteorito junto a los terrenos de su Mansión. El meteorito en cuestión resultaría ser un ente inteligente que no tardaría en tomar el control de la familia y obligar al Doctor Fred Edison a secuestrar a la joven Sandy Pantz para poder succionara su cerebro (Ñamm!). Como era de esperar, el novio de Sandy llamado Dave, había reunido a un extravagante grupo de amigos para evitar semejante atrocidad. Así que, para intentar rescatarla, no había más remedio que internarse en la inquietante Mansión de la familia Edison.

Como podéis ver el argumento es todo un homenaje a las películas de serie B de los 80 y en el juego destacaba, por encima de todo el sentido del humor y la mala leche.

Nada más comenzar la aventura debíamos elegir quién formaría equipo con Dave para rescatar a Sandy, pudiendo optar entre: Bernard Bernoulli (un auténtico Nerd experto en electrónica), Razor (líder de la banda de punk rock, Razor and the SCUMMettes), Wendy Wells (una joven aspirante a escritora), Michael F. Stoppe (un fotógrafo aficionado), Jeff Woodie (un surfista) y Syd (músico al igual que Razor). El juego tenía el aliciente de que podía resolverse de diferente manera en función de los dos personajes que acompañaran a Dave, proporcionándonos la oportunidad de jugarlo varias veces. En definitiva, un gran juego que sigue manteniéndose muy bien a pesar de los años.

Como hemos comentado, las diferentes posibilidades de acabar el juego ofrecían un gran número de combinaciones a realizar, por lo que no era nada raro intentar usar objetos en los lugares más insospechados. Uno se da cuenta de que algo no debe estar del todo bien en su cabeza cuando a los ocho años piensa que la primera opción razonable al robar un hámster es introducirlo en el microondas (genial escena con parodia en el Day of the Tentacle).

 

Como curiosidad os contaré que en 1990 se publicó una versión censurada para NES en Norte America y Europa, siguiendo la política de NINTENDO. En dicha versión se eliminó, por ejemplo, una estatua desnuda y algunas frases que aparecían en otras versiones como “te absorberé el cerebro” eran reemplazadas por “te quitaré tu cerebro“, junto a algunos otros cambios.

Aunque parezca sorprendente NINTENDO no dijo nada en un principio acerca de la posibilidad de reventar al hámster en el microondas (suponemos que a sus mentes puritanas no se les ocurrió probarlo) y una gran cantidad de juegos fueron vendidos antes de que la compañía nipona se diera cuenta y pidiera su eliminación. Si queréis ver la lista completa de las censuras leed la página The Expurgation of Maniac Mansion for the Nintendo Entertainment System aunque eso sí, está en inglés.

Otro detalle a tener en cuenta es que Maniac Mansion fue el primer juego en el que apareció “Chuck, la planta” , que posteriormente aparecería en otras dos aventuras gráficas de LucasArts (Day of the Tentacle e Indiana Jones y la última cruzada) y en varios juegos de otras empresas.

El éxito del juego también propició la aparición de una serie de TV que tenía como protagonistas a la alocada familia Edison.

Sin embargo la serie no era ninguna maravilla, por lo que no cosechó el mismo éxito del juego y pronto desapareció. Podéis encontrar algún que otro video en Youtube.

El juego cuenta con un remake llamado Maniac Mansion Deluxe, realizado por aficionados que hace uso de 256 colores ( la aventura original usaba sólo 16) y mejora notablemente todo el aspecto visual. Además existe una enorme comunidad de fans, especialmente en Alemania (Maniac Mansion Mania), que realizan sus propias continuaciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Zak McKracken (1988)

Zak McKracken and the Alien Mindbenders fue publicado originalmente para Commodore 64 y posteriormente en Amiga, Atari ST y PC. A pesar de que no consiguió un éxito instantáneo cuenta con un gran número de seguidores y la crítica lo puntuó bastante bien.

El juego mejoraba técnicamente lo visto en Maniac Mansión, con unos gráficos más trabajados y unos personajes mucho más definidos.

A pesar de que en esta ocasión Ron Gilbert no participó tan activamente en el juego, consiguió que su creador, David Fox, le diera un toque más humorístico, ya que en un principio iba a ser una aventura “seria”. La historia cuenta las peripecias vividas por Zack, periodista del National Inquisitor, y sus compañeros Annie Larries, Melissa China y Leslie Bennett para proteger a la Tierra de los Caponianos, una raza de extraterrestres que bajo la tapadera de una compañía telefónica intentan reducir la inteligencia de los humanos. Para ello deberán recuperar las diferentes partes de un artilugio creado por los Skolarianos, otra raza de alienígenas, que se hayan repartidas por la Tierra y Marte.

El juego está lleno de anécdotas y referencias a Maniac Mansion. Por ejemplo, si en Maniac Mansion encontrábamos una motosierra sin gasolina, en Zack McKracken encontrábamos gasolina para motosierras pero no había con qué usarla. Tambien hay pósters del meteorito y los tentáculos de Maniac Mansion repartidos por todo el juego e incluso una cinta de Razor and the Scummettes (Recordad que Razor era una de las protagonistas de Maniac Mansion).

El juego cuenta también con una versión mejorada de 256 colores que fue lanzada para FM Towns.

 

 

 

Indiana Jones and the Last Crusade (1989)

En 1989 aparecería la primera aventura gráfica en la que podíamos controlar a nuestro arqueólogo favorito. El juego contaba con una historia parecida al argumento de la película del mismo título aunque en algunos puntos se diferenciaba de la original.

Indiana Jones debía rescatar a su padre y recuperar uno de los mayores tesoros: el Santo Grial. Pero su misión no iba a ser tarea fácil, pues los nazis también buscaban el preciado objeto.

Lucasfilm creó un gran juego en el que de nuevo podíamos acabar la aventura de diferentes formas, lo cual aumentaba el interés. El sistema de juego volvía a ser el SCUMM y de nuevo, Ron Gilbert estaba metido en el proyecto, el último antes de estrenar la que sería su más famosa saga.

La combinación entre investigación, puzles y acción, puesto que incluía peleas, le daba al juego un gran atractivo.

Del Indiana Jones and the Last Crusade se publicaron dos versiones, una con gráficos EGA y una segunda versión con gráficos VGA. La versión para FM Towns incluía además de la mejora gráfica una banda sonora orquestada.

 

 

 

Loom (1990)

Al hablar de Loom nos encontramos ante un juego de esos que esconden una belleza extraña que no se asemeja en nada a lo que hayamos visto antes.

Es el año 8004, en un mundo diferente al que todos conocemos. Nosotros asumimos el papel de Bobbin Threadbare, un joven perteneciente al gremio de los tejedores que jamás conoció a su madre. Nuestro gremio ha vivido siempre apartado del resto del mundo, recluyéndose en una isla. Desde nuestro nacimiento se nos ha negado el conocimiento de “tejer” hechizos pero la anciana Hetchel, ha estado educándonos a espaldas del consejo de ancianos. Hoy es nuestro decimo séptimo cumpleaños, y hemos sido convocados ante dicho consejo ¿Cuál puede ser el motivo?

De esta manera da comienzo la obra de arte de Brian Moriarty en la que la historia, la música y la magia priman por encima de todo. Inspirado en El Lago de los cisnes de Tchaikovsky, el juego es de nuevo una aventura “point & click” como es tradición en Lucasfilm, pero en esta ocasión no deberemos buscar infinidad de objetos para poder avanzar, sino que deberemos investigar y prestar atención a todo lo que sucede nuestro alrededor para poder aprender a “tejer” los hechizos que evitaran la fatídica “Tercera sombra”. Los hechizos se tejen a base de notas musicales que usamos mediante el bastón de Atropos. Por poner un ejemplo de la repercusión de este sistema, parece evidente que el uso de la ocarina en The Legend of Zelda: Ocarina of time y la varita en el The Legend of Zelda: The Windwaker le deben mucho a este juego.

LOOM es un juego altamente recomendable para todos aquellos que sepan disfrutar una experiencia diferente y aún no lo conozcáis. Seguramente no os arrepentiréis.

En un principio Loom iba a formar parte de una trilogía, pero los dos títulos restantes, Forge y The Fold, fueron cancelados y nunca más se supo de ellos. Tal vez algún día nos den una grata sorpresa.

Podemos encontrar varias versiones de LOOM. La primera, con 16 colores y una reedición en CD, con voces y 256 colores. Sin embargo, la versión con voces tiene como fallo que la impresionante banda sonora no nos acompaña durante todo el juego, únicamente lo hace en algunos momentos. Un gran inconveniente en un juego en el que la música es tan importante. Personalmente recomiendo la versión FM Towns, que tiene los gráficos de la versión CD y la música suena continuamente, pero no tiene voces.

 

 

 

 

 

 

The Secret of Monkey Island (1990)

The Secret of Monkey Island es un clásico entre los clásicos. Ron Gilbert nos trae una nueva obra maestra de las aventuras gráficas.

La historia nos lleva a la isla de Mêlée, donde Guybrush Threepwood, un joven ansioso de aventuras, hará todo lo posible por lograr convertirse en un pirata. Para conseguirlo deberá superar las “Tres pruebas” que le imponen los jefes de los piratas y, mientras se prepara para superarlas, se enamorará de la gobernadora Elaine Marley.

Desgraciadamente Elaine será secuestrada por el pirata fantasma LeChuck. Guybrush se verá obligado a viajar a la misteriosa Monkey Island y enfrentarse a caníbales y espectros de todo tipo para poder rescatarla de las garras (o huesos) de LeChuck.

Todos los personajes que aparecen en el juego rebosan carisma y los diálogos son memorables. ¿En qué otro juego podría ocurrírsele que nos batiéramos en un duelo de insultos? Es probablemente junto con Day of the tentacle y Fate of Atlantis sea la aventura gráfica a la que más veces he jugado. Imposible contar las horas de diversión que me ha regalado este juego. El humor era sencillamente extraordinario. Gracias a él supimos que había setas en el infierno y aprendimos a no menospreciar las múltiples utilidades de un pollo de goma. Por no mencionar que nos enseñó a preparar la más famosa de las bebidas piratas: el Grog. Para los interesados su fórmula contiene uno o más de los siguientes ingredientes:

Acetona, ácido para baterías, ácido sulfúrico, endulzantes artificiales, glicol propílico, grasa para ejes, pepperoni, queroseno, ron, SCUMM, tinte rojo nº 22, celulosa y mijillas blancas.

Para que entendáis a que nos referimos cuando hablamos del humor en este juego os contaremos un par de curiosidades:

En la versión original de Secret of Monkey Island, que venía en tres diskettes, hay un momento en el que al intentar que Guybrush se introduzca por el tronco de un árbol del bosque, nos pide que insertemos el disco 22 para continuar. Tal disco no existía, pero Lucasfilm recibió la llamada de muchos fans reclamándolo porque pensaban que les faltaba. La broma fue retomada en la tercera parte del juego, The Curse of Monkey Island, donde, al introducir la cabeza por un agujero aparecemos en el tronco del árbol de Secret of Monkey Island.

Otra de las bromas que incluye es que al hablar con los jefes piratas, Guybrush menciona que puede aguantar la respiración durante 10 minutos. Pues bien, en el juego tenemos ocasión de comprobarlo, ya que hay un momento en el que somos arrojados al fondo del muelle con un ídolo de madera atado al cuello. Aunque es fácil salir de esta situación lo divertido es esperar a que transcurra el tiempo y veremos como, al pasar los 10 minutos, Guybrush muere y las acciones cambian por hinchar, flotar, pescar, pudrir…. Podéis verlo en el siguiente vídeo.


Este mismo año (2009) se ha publicado The Secret of Monkey Island Special Edition, una revisión del clásico con gráficos totalmente redibujados y una banda sonora de lujo.

El juego cuenta con un nuevo sistema de control que personalmente creo que no mejora el tradicional SCUMM y, así como otros personajes cuentan con un rediseño bastante interesante, aunque el de Guybrush, nuestro protagonista, me parece horrible. De todas formas incluye la opción de juagar a la versión clásica, aunque en ese caso no podremos disfrutar de las voces que se han grabado para esta ocasión. De todas formas, es una buena oportunidad para que los que nunca habéis jugado podáis subsanar ese error.

 

 

 

 

 

 

Monkey Island II: LeChuck´s Revenge (1991)

 

Cuando un juego parece perfecto en todos sus aspectos, guión, gráficos, música… parece una auténtica locura atreverse a sacar una segunda parte porque las probabilidades de meter la pata son abrumadoras. Sin embargo, Lucas Arts logró rizar el rizo con esta extraordinaria continuación de las aventuras de Guybrush Threepwood. Todo parece más grande y mejor sin perder ni un ápice de su carisma. Un gran acierto que logró aumentar aún más si cabe la popularidad de la Saga Monkey Island.

De nuevo retomamos el papel de Guybrush, ya convertido en pirata. Nuestro héroe se ha quedado sin historias que contar a sus colegas piratas, que le ven como un plasta, por lo que decide buscar una nueva aventura que sorprenda a todo el que la oiga. Intentará encontrar el más grande de los tesoros que jamás han existido: el legendario Big whoop.

Pero lo que Guybrush no sabe es que su terrible enemigo LeChuck sigue vivo y está sediento de venganza… ¡El juego está servido!

Una delicia para los sentidos, escenarios brillantes, personajes hilarantes y situaciones de lo más absurdo nos esperan para deleite de cualquier jugador. Sólo tres palabras: ¡jugadlo, jugadlo, JUGADLO!

Como punto negativo diré que el final me decepcionó un poco. Sobre todo teniendo en cuenta el nivel que mantiene todo el juego, pero bueno, para gustos…

 

 

 

Indiana Jones and the Fate of Atlantis (1992)

Y en 1992, mientras en España nos encontrábamos de lleno en las olimpiadas de Barcelona y la expo de Sevilla, llegó la segunda aventura del doctor Jones, que contaba con una maravilla de guión que muchos hubiéramos preferido para la última película de Indy en lugar de esa…esa…emmm…bueno, lo que sea. Una vez más Lucas Arts (ahora ya no se llamaban Lucasfilm) nos regala una aventura gráfica soberbia en la que todo parece encajar a la perfección. La historia conseguirá atraparnos de principio a fin, acompañando a Indy por diferentes lugares del mundo en busca de la desaparecida Atlántida.

Tuve la suerte de poder jugar a la versión CD (la primera versión era en diskettes), que contaba con un fantástico doblaje en inglés de todos los diálogos del juego y os puedo asegurar que era una delicia.

Lucas Arts había creado una aventura con mayúsculas con un ritmo trepidante y a la que no le falta absolutamente de nada. Desde la introducción hasta el final uno se siente en la piel del Dr. Jones, más en forma que nunca. Es, posiblemente uno de los mejores juegos que ha creado la compañía y dan cuenta de ello la infinidad de seguidores que continuamos, después de tantos años, recordándola con tanto cariño.

En la versión para WII de Indiana Jones and the Staff of Kings han tenido la gentileza de incluirla como extra. Todo un detalle que agradezco de corazón y espero acerque este juegazo a las nuevas generaciones.

 

 

 

Maniac Mansion Day of the Tentacle (1993)

 

Sé que muchos no estarán en absoluto de acuerdo conmigo, pero el Day of the tentacle de Tim Schafer fue para mí el santo grial de las aventuras gráficas.

En aquella época yo tenía un 486 no muy potente con pantalla monocromática, así que recuerdo como quedábamos en casa de un amigo para jugar en el ordenador de su padre, que estaba protegido con contraseña. Primero logramos averiguar su contraseña y entonces aprovechábamos cada vez que su padre se marchaba para jugar. Y…¡Dios! Amaba este juego.

El juego comienza con una introducción de órdago en la que se nos presenta a Bernard, el nerd de la primera entrega, quien asumirá el protagonismo de la aventura junto a sus compañeros de piso Laverne, una chica un tanto despistada, y Hoagie, un completo descerebrado.

Los tres acuden de nuevo a la vieja mansión Edison en respuesta a la carta que les envía su amigo, el tentáculo Verde. Según dice la carta, el tentáculo Púrpura está preparando un maléfico plan para conquistar el mundo. Una vez en la mansión, un fallo en el invento del profesor Edison envía a cada uno de los tres protagonistas a diferentes épocas de la historia. Bernard se queda en el presente, Hoagie viaja al pasado y Laverne al futuro.

Entre los personajes secundarios encontramos entre otros a Benjamin Franklin, George Washington, toda la familia Edison incluyendo antepasados y futuros miembros, inventores suicidas, caballos parlanchines, momias… Ya os podéis imaginar los diálogos de besugos que mantenían nuestros protagonistas con semejantes personajes.


Lucas Arts dotó a este juego de unos gráficos que eran todo un alarde de creatividad, con un estilo de dibujos animados que terminaría convirtiéndose en marca de la casa. A demás, contaba con unas fantásticas animaciones y un guion desternillante. De nuevo nos demuestran que lo de “segundas partes nunca fueron buenas” no va con ellos.

La música es sencillamente magistral, de principio a fin, acompañando cada una de las épocas y los momentos más importantes de la aventura. Por si esto fuera poco, el juego incluye un homenaje a la primera parte, ya que usando el ordenador de Ed Edison podemos jugar al Maniac Mansión original, algo que no se había visto hasta entonces.

Una verdadera joya de los videojuegos que merece estar en lo más alto por méritos propios.

En el juego de Super Nintendo Zombies ate my neighbors hay un nivel llamado “Day of the Tentacle”, donde podemos ver enemigos que son tentáculos Púrpuras. Rara acceder a dicho nivel introducid el password BCDF.

 

 

 

Sam & Max Hit the Road (1993)

¿Que sucede cuando se juntan un perro detective y un conejito psicópata? Perdón, la pregunta debería ser ¿Qué NO ocurre? Puesto que en esta aventura, que contaba con el mismo estilo visual que Day of the tentacle, nos sucedía absolutamente de todo.

Recorriendo los más estrambóticos lugares de la América profunda debíamos ponernos en la piel de estos simpares detectives para resolver un turbio asunto: la desaparición de un Bigfoot congelado.

El juego es sin duda alguna una de las obras cumbres en el género de las aventuras gráficas y, evidentemente, en la historia de Lucas Arts.

Todo lo aprendido en Day of the tentacle se vuelve a poner en práctica con situaciones absurdas y escenarios de lo más variopinto. Por primera vez el menú sufría un gran cambio y, a pesar de usar el SCUMM, ya no aparecían los verbos con las acciones, sino que cambiábamos entre ellas con el segundo botón del ratón.

Actualmente la licencia de Sam & Max está en manos de Telltale Games, compañía en la que trabajan antiguos miembros de Lucas Arts. Esto se debe a que tras haber expirado el contrato con Lucas Arts, los derechos de explotación de los personajes volvieron a las manos de su creador, Steve Purcell, que optó por Telltale para el desarrollo de una nueva franquicia.

 

 

 

 

Full Throttle (1995)

El juego, obra de Tim Schafer, suponía un cambio de registro en la trayectoria de Lucas Arts porque, si bien el humor también estaba presente, la aventura era mucho más adulta que las anteriores. Por desgracia, a pesar de ser muy bueno, no llegó a tener la popularidad de otros títulos, tal vez debido a que su duración era más bien reducida, porque calidad le sobraba.

Una historia muy bien desarrollada que incluía traiciones, grandes corporaciones y asesinatos. Ben, el protagonista, se convertía en el primer personaje de Lucas Arts que contaba con las acciones de amenazar o patear.

Al igual que en Sam & Max, el menú de acciones no era el clásico de Lucas y aparecía al hacer clic sobre el botón secundario del ratón.

Para la banda sonora se contrató al grupo The Gone Jackals, lo cual realzaba el ambiente motero y salvaje del juego.

Personalmente el juego me pareció muy bueno, aunque tal vez no estaba a la altura de sus predecesores. Por eso me entristece que no siempre se le valore como debería.

 

 

The Dig (1996)

El juego continua con la intención de Lucas Arts de ofrecer juegos más “adultos”. La historia es un relato de ciencia ficción a la antigua usanza. La NASA descubre que un asteroide, al que han puesto el nombre de Atila, amenaza con estrellarse contra la Tierra. Para evitarlo envía a un grupo de expertos que se encargara de hacerlo estallar y evitar la colisión. Así que somos lanzados al espacio en dirección al asteroide sin saber que nos depara el futuro.

Según se dice, la historia original iba a formar parte en un principio de la serie de Steven Spielberg “Cuentos asombrosos” o probablemente de una de sus películas, cosa que no parece muy descabellada teniendo en cuenta la activa participación de dicho director en el proyecto. Al final y por motivos desconocidos, Spielberg decidió usar la historia para un videojuego y una novela.


Posiblemente sea este origen cinematográfico lo que dio a The Dig un excelente guión. Los gráficos eran una combinación de 2D dibujados a mano y 3D. Para la banda sonora se compusieron piezas a partir de la obra de Wagner y se emplearon voces originales. En esta ocasión sí que se realizó un doblaje al español.

La primera versión del juego contaba con algunas escenas que se consideraron excesivamente violentas y que fueron reemplazadas antes de su comercialización.

 

The Curse of Monkey Island (1997)

Nos encontramos con el primer Monkey Island en el que no participa su creador, Ron Gilbert, y eso se nota en la sensación general que deja el juego.

A pesar de todo contaba con muy buenos gráficos para la época y voces en español, lo cual era de agradecer.

La historia enlaza con el final del Monkey Island 2 y nos mete de lleno en una aventura por recuperar a nuestra amada Elaine, que ha sido convertida en una estatua dorada.

El juego seguía haciendo gala del fantástico humor de la serie y nos dejó algunas frases memorables como la del pollo diablo. Casi más divertida en su versión original.

 

Grim Fandango (1998)

Grim Fandango fue diseñado por Tim Schafer, el mismo creador de obras como Day of the Tentacle y Full Throttle.

La historia nos traslada a la tierra de los muertos donde el protagonista, Manny Calavera, descubre una compleja red de corrupciones que intentará sacar a la luz.

El juego tiene una cuidada ambientación al estilo de las películas de gánsteres de los años 30 y un guión francamente magistral lleno de humor negro. Desgraciadamente, a pesar de ser considerado por la crítica como una de las mejores aventuras gráficas de todos los tiempos (opinión a la que me sumo), no logró unas buenas ventas y quedó relegado a un segundo plano.


Como veis no siempre un gran trabajo se ve recompensado con el reconocimiento del público y parece ser que ese “fracaso” condicionó mucho la futura aparición de aventuras gráficas de Lucas Arts, que quedó bastante tocada y decidió centrarse en franquicias que le aportaban muchas más ganancias como Star wars..

El juego no utilizaba el SCUMM sino que su entorno gráfico era el GrimE, que también sería usado en Escape from Monkey Island, penoso juego que acabó por alejar a Lucas Arts de las aventuras gráficas.

 

Escape from Monkey Island (2000)

Evidentemente no incluyo a Escape from Monkey Island como muestra del buen hacer de Lucas Arts, sino todo lo contrario. Sólo comentaré que fue una absoluta decepción. Ni los gráficos (en 3D), ni los personajes ni la historia hacían justicia a una saga que ha dado algunas de las mejores aventuras gráficas de la historia.

Nada parecía estar a la altura en esta nueva entrega y ni siquiera hace gala del humor de sus predecesores. Es, sin lugar a dudas, un capítulo que merece ser olvidado.

En definitiva, que excluyendo el horrendo Escape from Monkey Island, Lucas Arts nos brindó auténticas obras de arte a lo largo de más de 10 años que encumbraron el género de las aventuras gráficas hasta lo más alto y que hicieron las delicias de los que por aquella época éramos tan solo unos críos.

Desde aquí mi pequeño homenaje a esa gran compañía que es LucasArts y un tirón de orejas por dejar de lado un género que tan buenos resultados le dio en el pasado. Esperemos que vuelva a mostrar interés por las aventuras y que en un futuro podamos disfrutar de nuevas maravillas.