Ocean's Eleven (2001) -conocida también cómo La gran estafa o Gran estafa (Ocean's eleven) en Hispanoamérica y Ocean's eleven: hagan juego en España- es un remake de Once a la medianoche (1960) de Lewis Milestone dirigido, esta vez, por Steven Soderbergh. El guion firmado por Ted Griffin está basado en el escrito por Harry Brown y Charles Ledererde para la película de 1960 y estos, a su vez, se inspiraron en una historia original de George Clayton Johnson y Jack Golden Russell. En España, la película fue titulada Ocean's Eleven, utilizando el lema para la promoción de «Ocean's Eleven. Hagan Juego». Siete años después, la película ya contaba con dos nuevas secuelas que sucesivamente añadían un miembro más al grupo: Ocean's Twelve (2004) y Ocean's Thirteen (2007).

 

Título en Latinoamérica: La gran estafa.
Dirección y fotografía: Steven Soderbergh.
País: USA.
Año: 2001.
Duración: 112 min.
Interpretación: George Clooney (Danny Ocean), Brad Pitt (Rusty Ryan), Julia Roberts (Tess Ocean), Casey Affleck (Virgil Malloy),

Scott Caan (Turk Malloy), Don Cheadle (Basher Tarr)), Matt Damon (Linus Caldwell), Andy Garcia (Terry Benedict), Elliot Gould (Ruben Tischkoff).


Guión: Ted Griffin; basado en el guión de 1960 de Harry Brown y Charles Lederer; a su vez basado en una historia de George Clayton Johnson y Jack Golden Russell.


Producción: Jerry Weintraub.
Música: David Holmes.
Montaje: Stephen Mirrione.
Diseño de producción: Philip Messina.
Dirección artística: Keith P. Cunningham.
Vestuario: Jeffrey Kurland.
Decorados: Kristen Toscano Messina.

Argumento

Danny Ocean (George Clooney) es un hombre de acción.

En menos de 24 horas fuera de una penitenciaría de Nueva Jersey en libertad condicional, el sardónico y carismático ladrón ya está urdiendo su próximo plan. Siguiendo tres reglas -no herir a nadie, no robar a nadie que no se lo merezca y jugar como si no tuviera nada que perder-

Danny organiza el golpe más sofisticado y elaborado de toda la historia a un casino. En una noche, los once especialistas a los que Danny eligió cuidadosamente -entre los que se cuentan un astuto as de las cartas (Brad Pitt), un magistral carterista (Matt Damon) y un genio demoledor (Don Cheadle)- intentarán robar unos 160 millones de dólares de los tres casinos de Las Vegas de los que es dueño Terry Benedict (Andy Garcia), un elegante y despiadado empresario que acaba de empezar a salir con Tess (Julia Roberts), la exmujer de Danny.

¿Coincidencia o motivo? Sólo Danny lo sabe con seguridad. Para conseguir el dinero, tendrá que arriesgar su vida y la posibilidad de reconciliarse con Tess. Pero si todo sale de acuerdo con el intrincado y casi imposible plan de Danny, no tendrá que elegir entre el robo y su importantísima reunión con Tess... o ¿sí?

 

 

Personajes

Brad Pitt es Robert «Rusty» Ryan.
George Clooney es Daniel «Danny» Ocean.
Matt Damon es Linus Caldwell.
Casey Affleck es Virgil Malloy.
Scott Caan es Turk Malloy.
Shaobo Qin es Yen.
Bernie Mac es Frank Catton.
Don Cheadle es Basher Tarr.
Carl Reiner es Saul Bloom.
Eddie Jemison es Livingston Dell.
Elliott Gould es Reuben Tishkoff.
Andy García es Terry Benedict.
Julia Roberts es Tess Ocean.
David C. Roehm es Slick Mack.
Catherine Zeta-Jones es Isabel Lahiri

 

Galardones obtenidos

En Alemania, la película ganó el Bogey de Oro.
Andy García ganó el ALMA (premios latinos) como mejor actor secundario en cine.
David Holmes ganó el premio a la mejor música para cine en los BMI Film and TV Awards.

 

Nominaciones

En Francia, la película estuvo nominada en los César como mejor película extranjera.
En Inglaterra, Steven Soderbergh estuvo nominado como Mejor director en los Empire (ahora, desde 2005, Sony Ericsson Empire).


La película estuvo nominada al premio que concede la Asociación de críticos en la categoría de mejor reparto. En idéntica categoría, la película estuvo nominada por la Sociedad de críticos cinematográficos de Fénix.

Del mismo modo, Debra Zane estuvo nominada al premio que concede la Sociedad de Casting de América, en la sección de mejor casting para película de comedia.


La banda sonora de David Holmes fue nominada por la Sociedad de críticos cinematográficos de Fénix.


El diseño de producción fue nominado por el Gremio de Directores de Arte al premio en la Excelencia en el diseño de producción: Fueron nominados tanto Philip Messina (diseñador de producción), como Keith P. Cunningham (director artístico) y sus asistentes Robert Woodruff y Blair Huizingh.


El vestuario de Cristian Villaruel Jeffrey Kurland fue nominado al premio a la Excelencia que concede el Gremio de diseñadores de vestuario.


Larry Blake y Aaron Glascock estuvieron nominados en los Golden Reel que conceden la sociedad de Editores de Sonido de Estados Unidos.


MTV Movie Awards (2002) Nominada, Brad Pitt, Don Cheadle, Bernie Mac, Matt Damon, Andy García, Topher Grace, Elliott Gould, George Clooney, Casey Affleck, Scott Caan, Carl Reiner.

 

 

 

 

 

 

 

 

OCEAN'S TWELVE

SINOPSIS

Han pasado tres años desde que Danny Ocean (George Clooney) y su equipo –liderado por el detallista Rusty Ryan (Brad Pitt), el prometedor carterista Linus Caldwell (Matt Damon), el experto en explosivos Basher Tarr (Don Cheadle) y el desvalijador de cajas fuertes Frank Catton (Bernie Mac)– llevaron a cabo uno de los más audaces y lucrativos atracos de la historia, robando al despiadado empresario Terry Benedict (Andy Garcia) hasta el último centavo que guardaba en su impenetrable cámara acorazada de Las Vegas. Después de repartir los 160 millones de dólares conseguidos, cada uno de los conocidos miembros del equipo de Ocean ha tratado de portarse bien, pasar desapercibido y llevar una vida legal... pero eso ha resultado ser difícil, para disgusto de Tess (Julia Roberts), la esposa de Danny. Cuando alguien rompe la regla número uno y los delata a Benedict, portarse bien deja de ser una opción. Quiere que le devuelvan sus 160 millones de dólares –con intereses–. Y, como la banda descubre rápidamente, Benedict no es la única persona poderosa del mundo que busca a los once de Ocean...

 

 

CÓMO SE HIZO "OCEAN'S TWELVE"
Notas de producción © 2004 Warner Sogefilms

1. Un nuevo plan

Cuando el remake de la clásica película del Rat Pack, Ocean’s Eleven, dirigida por Steven Soderbergh con un reparto estelar se estrenó en diciembre de 2001, su éxito en todo el mundo superó incluso las grandes expectativas del famoso productor Jerry Weintraub. “Siempre tuve muchas esperanzas para Ocean’s Eleven, porque contábamos con un fantástico reparto, un director fenomenal, un guión estupendo y una historia maravillosa”, recuerda Weintraub, que tiene una gran experiencia en hacer películas de éxito, tras haber producido la popularísima serie Karate Kid, así como las influyentes películas Nashville, Diner y Oh, God! “Creo que una de las razones por las que la gente va al cine es para evadirse. Se compran una caja de palomitas y una Coca-Cola, y se sientan a ver la película y a pasárselo bien. Pronto quedó claro que los espectadores se lo estaban pasando bien viendo Ocean’s Eleven”.

Según Weintraub, fue en una conferencia de prensa durante la gira promocional de Ocean’s Eleven en Roma donde se planteó por primera vez a los actores y a los realizadores la cuestión de hacer una secuela. Aunque nadie esperaba que un grupo de esta envergadura pudiese reunirse para otra película de Ocean, como lo quiso el destino, más tarde esa noche durante la cena Soderbergh reveló que tenía el principio de una idea para una historia que transcurría en la Ciudad Eterna.

“No pensaba en hacer otra película de Ocean hasta que fuimos a Roma para promocionar Ocean’s Eleven y me enamoré de la ciudad”, confirma Soderbergh. “Comencé a pensar en cómo sería la historia y la estructura, y la idea de hacer que transcurriese en Europa comenzó a cobrar fuerza”.

“Ésa era la primera vez que Steven había estado en Roma y pude ver el brillo de sus ojos”, recuerda Andy Garcia. “La ciudad le inspiró y empezó a hablar de una secuela y a escribir mientras aún estábamos allí”.

Tras volver a Los Angeles, Weintraub encontró inspiración adicional para la secuela en el guión de George Nofli Honor Among Thieves, una aventura sobre el más famoso ladrón de los Estados Unidos que es acosado por el ladrón más famoso de Europa. “El guión contenía una magnífica idea para Ocean’s Twelve, así que se lo envié a George, Brad y Steven y les pedí que lo leyesen”, dice Weintraub. “Nos encantó a todos. La historia giraba en torno a dos personajes principales, por lo que el mayor reto era adaptarla para que se ajustase a nuestro grupo de actores”.

“El tono del guión de George Nolfi era muy similar al tono de Ocean’s Eleven”, dice Soderbergh. “Yo tenía la idea básica para Ocean’s Twelve, que era que Benedict conseguía averiguar el paradero de todos ellos y tenían que irse a Europa y llevar a cabo una serie de golpes para devolverle su dinero. Y a diferencia de la primera película, en la que te lo pasas bien viéndoles tener éxito y hacer muchas cosas bien, pensé que sería más divertido si Ocean’s Twelve fuese una película en la que todo sale mal desde el principio.

“Decidimos combinar el guión de George con algunas de las ideas que yo tenía, y resultó ser una combinación realmente magnífica. El reto no era tanto convertir Honor Among Thieves en Ocean’s Twelve como el hecho de que George y yo teníamos una inmensa cantidad de ideas que al principio tratamos de incluir en el guión y que tuvimos que eliminar”.

“Creo que es justo decir que probablemente podríamos haber escrito cinco guiones con la cantidad de ideas que desarrollamos”, dice el guionista de Ocean’s Twelve, George Nolfi. “Mi proceso de escritura fue bastante rápido porque tenía un amplio esquema cuando empecé. Había más material en el esquema del que finalmente pudimos conservar en el guión. Simplemente tuvimos que afinarlo – algo así como cincelar un trozo de mármol”.

“Tuvimos que asegurarnos de que teníamos un guión que funcionase sin que estuviese concebido para unos actores concretos”, dice George Clooney, socio de Soderbergh en Section Eight, la compañía de producción que co-produjo las películas de Ocean con la Jerry Weintraub Productions. “Lo estupendo de nuestro reparto es que no hay egos en lo que respecta a quien tiene mejores frases o más frases. Y eso es algo de lo que Steven siempre ha hablado, la fantástica generosidad de espíritu que tiene este grupo de actores. Nadie trata en ningún momento de hacerse con la escena”.

 

2. Doce es el nuevo once

Si reunir un grupo con las más grandes estrellas de cine para rodar Ocean’s Eleven parecía tan temerario y difícil como el plan de Danny Ocean de robar 160 millones de dólares de la cámara acorazada de un casino de Las Vegas, reunir ese reparto para una secuela – y añadir al grupo otro puñado de importantes actores – parecía casi imposible. Es decir, para todo el mundo excepto para Jerry Weintraub.

“Nadie pensaba que podríamos llevar a cabo esta película”, recuerda Weintraub, “porque desde el punto de vista logístico es muy difícil coordinar un reparto de este tamaño y calibre en un calendario de rodaje de 77 días. Lo que hizo que resultase más fácil fue que todos querían volver”.

“Éste es realmente un grupo de personas que tratan constantemente de trabajar juntas lo más posible”, explica George Clooney. “Todos tenemos la misma filosofía sobre nuestro trabajo, que es que si no disfrutamos con lo que hacemos, somos idiotas porque todos somos muy afortunados.

“Aún así, era algo increíble tratar de coordinar las fechas de tantos actores en activo, y de algún modo Jerry fue capaz de conseguirlo”, continúa diciendo Clooney. “Y no viene mal que a todos nos encante trabajar con él y disfrutemos de su compañía. Sinceramente, consigue que aparezcamos en sitios sencillamente porque nos pide que lo hagamos. Es un auténtico hombre del espectáculo y sabe exactamente lo que es inteligente hacer y lo que no. Y además es tremendamente divertido”.

“Una vez describí a Jerry como el Papa de Las Vegas”, dice Brad Pitt. “Creo que desde entonces ha ampliado sus dominios”.

Bernie Mac está de acuerdo. “Tengo mucho respeto por Jerry. Sólo se relaciona con lo mejor, y siempre consigue tu apoyo”.

“Para cualquier director, trabajar con Jerry es un sueño”, comenta Steven Soderbergh. “Su sentido de la historia, su sentido del reparto y sus instintos son muy, muy buenos. Hubiese sido imposible hacer estas dos películas sin él. Los contactos de Jerry nos permitieron ejercer un cierto control sobre los exteriores en Europa, algo muy difícil de conseguir, y eso además de su habilidad para llevar la cuenta de todo y tener a todo el mundo contento.

“Como le dije a alguien que me pidió que describiese a Jerry, ‘Bueno, nadie ha tenido que pensar nunca en si lo han conocido o no. Nadie se ha planteado jamás la pregunta, ¿Has conocido a Jerry Weintraub? y recibido la respuesta No estoy seguro. Es simplemente una de esas personas’. Es muy divertido estar con él, y es el mejor productor que jamás he conocido”.

Al igual que su admiración por el extraordinario productor Weintraub, el entusiasmo que comparten los actores y el equipo técnico por trabajar con el director Soderbergh es enorme. “Steven es totalmente original”, dice maravillado Matt Damon. “Su ética de trabajo no se parece a ninguna otra que yo conozca”.

“Para Steven, cada día consiste en rodar, montar, trabajar y resolver cosas”, dice Clooney, cuyo papel en Ocean’s Twelve supone su cuarta película con Soderbergh. “Para nosotros, al final de cada día era ‘Bueno, hemos terminado. Vamos a tomar una copa de vino’”.

“El impulso es un elemento muy importante para mi creatividad, por lo que me encanta la eficiencia de los decorados de Steven”, dice Julia Roberts, que recibió un Premio de la Academia a la mejor actriz por su interpretación de Erin Brockovich de Soderbergh. “Ésta es mi cuarta película con él y no hay nunca un día que se haga eterno, en que te canses y tu entusiasmo decaiga. Steven es muy preciso y muy bueno para mantener las cosas en movimiento, y mantener a todo el mundo entusiasmado, y hace que desees conseguir tus objetivos con él observando. Parte de su eficiencia se debe a que la gente está feliz de servir al trabajo. Estamos todos juntos en el equipo”.

Cuando Roberts descubrió poco antes de iniciarse la producción que estaba embarazada de mellizos, Soderbergh y el guionista George Nolfi rehicieron el guión para incorporar ingeniosamente a la historia este nuevo acontecimiento. “Steven cambió cosas para que me resultase aún más divertido”, dice la actriz.

Además del considerable talento de Soderbergh y de su pasión por el cine, aporta a sus trabajos la especial habilidad de servir a una película en múltiples capacidades, desde desarrollar el guión hasta manejar la cámara.

“Steven es un extraordinario director, guionista, director de fotografía y montador”, dice Weintraub, “lo cual significa que cuando llega al rodaje por la mañana, no tiene que tener largas conversaciones con cinco personas distintas. Simplemente llega y hace el trabajo. Está totalmente centrado, totalmente preparado y no tiene miedo a probar algo nuevo. Todos los días me sorprende”.

“El asumir tantos papeles le proporciona a Steven una perspectiva única y hace que el proceso vaya mucho más rápido”, comenta Don Cheadle, que está haciendo su cuarta película con el director y su cuarta con Clooney. “Siempre está aportando algo nuevo al conjunto y poniéndose retos a sí mismo y a nosotros”.

“Hay muchos directores de fotografía con más talento y más cualificados que yo, pero para mí, la idea de ser mi propio director de fotografía no es más que una manera de conseguir lo que tengo en la cabeza de la manera más eficiente posible”, explica Soderbergh. “No considero que la iluminación y el manejo de la cámara estén divorciados de la dirección. La capacidad de ver a través de la lente y ver realmente lo que estamos consiguiendo es una gran ventaja para mí, y resulta apasionante”.

Para Andy Garcia, parte del atractivo de trabajar con Soderbergh es su equilibrio entre una meticulosa preparación y su disposición a improvisar. “Al igual que un gran atleta, Steven puede ser espontáneo y proponer el plan de juego y permitir que suceda algo nuevo”, dice el actor. “Sabe que esos momentos de espontaneidad son las joyas de una película”.

Además de los actores de la anterior película, Ocean’s Twelve cuenta con dos nuevas adiciones al grupo. En el bando femenino, a Julia Roberts se une ahora Catherine Zeta-Jones, co-protagonista de la película de Soderbergh Traffic, galardonada con el Oscar, y ganadora de un Premio de la Academia por su interpretación en Chicago.

“Tengo a las dos mujeres más hermosas del mundo en la misma película”, dice Weintraub con entusiasmo. “Julia es una actriz de mucho talento y está muy divertida en esta película. Y Catherine, con la que pasé algún tiempo en el Festival de Cine de Venecia el año pasado, es también una actriz magnífica. Cuando Steven y yo estábamos hablando de quién debería interpretar el papel de Isabel, ella fue nuestra primera y única elección”.

“Jerry te hace sentirte como si tuvieses a alguien que te está cuidando”, dice Catherine Zeta-Jones. “No hay muchas que pudiesen haber llevado a cabo esta producción de manera tan elegante e impecable como lo hizo Jerry. Es una magnífico diplomático, y en todos los países a los que viajamos estaban encantados de tenernos.

“Después de hacer Traffic con Steven, siempre quise revivir mi experiencia trabajando con él en una película distinta porque para mí fue una época increíble”, continúa diciendo. “Su proceso, ya esté rodando un drama como Traffic o una película como Ocean’s Twelve, es crear un espacio en el que todo el mundo sea parte del proceso. Todo el mundo viene con una gran energía. Es un ambiente maravilloso para trabajar”.

Según Soderbergh, “Isabel era un elemento crucial del reparto porque la secuela se centra en parte en un personaje que no aparece en la primera película, por lo que teníamos que tener a alguien que pudiera mantener el interés en la pantalla. Sabía que el papel se amoldaba a todo lo que Catherine hace bien. Es una ‘mala’ magnífica.

“Lo pasé muy bien con Catherine en esta película”, continúa diciendo el director, “especialmente al poder utilizarla de un modo que acentúa su glamour y su belleza, porque en Traffic estaba embarazada de seis meses, y admiré su valentía al exponerse así. Es realmente divertido verla en Ocean’s Twelve cuando pone a los chicos en apuros, porque Isabel es muy inteligente y sexy, y muy buena en su trabajo”.

Para el papel de Francois Toulour, un acaudalado playboy europeo que además trabaja como un escurridizo y experto ladrón conocido como The Night Fox, Soderbergh recurrió al internacionalmente famoso actor francés Vincent Cassel, protagonista de películas como El odio, Elizabeth y Shrek. El director le preguntó a Cassel si estaría interesado en formar parte del reparto de Ocean’s Twelve cuando se encontraron en el Festival de Cine de Cannes de 2003; Cassel dijo que sí sin haber leído un guión.

“Si un director como Steven te pide que esperes por él, sabes que puedes confiar en él”, dice Cassel. “Desde el primer día, los demás actores me dieron la bienvenida y me invitaron al grupo. ¡Realmente sabían cómo disfrutar estando juntos en el rodaje y pasárselo bien!”
“ Vincent Cassel es un actor cuyo trabajo he seguido durante algún tiempo, y siempre he pensado que era muy convincente”, dice Soderbergh. “Tan pronto como empezamos a trabajar en el guión, le dije a todo el mundo que éste era el actor que quería para Toulour. Tenía la sensación de que encajaría bien con este grupo, que le resultaría fácil actuar con nosotros. Y así fue. Le cayó bien a todo el mundo inmediatamente. Es muy divertido y muy inteligente, e inmediatamente se convirtió en parte del juego, y eso fue gratificante”.

Redondeando el reparto de Ocean’s Twelve están los populares actores británicos Robbie Coltrane, que aparece en una escena en Ámsterdam, y el humorista y actor Eddie Izzard, que interpretó a un excéntrico inventor en las escenas rodadas en Roma; así como dos actores que ya habían trabajado con Soderbergh, Cherry Jones, que aparecía con Julia Roberts en Erin Brockovich, y Jeroen Krabbe, que intervino en El rey de la colina y Kafka, la verdad oculta.

“Siempre que alguien me pregunta cómo es trabajar con este reparto”, dice Carl Reiner, “simplemente digo que son nutrias. Cuando la cámara no está rodando, ellos están cantando, bailando, entrenando o recordando viejos tiempos. Se lo pasan tan bien que casi da rabia”.

“Es difícil fingir el tipo de soltura y camaradería que estos personajes tienen entre sí”, comenta Soderbergh, “y lo bueno es que estos actores no tienen que fingirlo”.

 

 

.

3. Los personajes

En Ocean’s Twelve encontramos a Danny Ocean y compañía en una situación diferente en sus vidas y sus “carreras”, pero pronto queda patente que si bien es posible que el ladrón abandone su condición, ésta seguirá estando presente en ellos.

“A pesar de que todos los miembros del grupo están intentando llevar una vida un tanto legal, la verdad es que los personajes son más felices cuando están planeando y llevando a cabo un golpe”, sugiere George Clooney. “Necesitan esa descarga de adrenalina y eso es algo que han echado de menos durante los tres últimos años”.

“Creo que el tema de los personajes en Ocean’s Twelve es aún más interesante que en la primera película porque los actores conocen a sus personajes muy bien y fuimos capaces de llevarlos aún más lejos”, dice Steven Soderbergh. “Parte de lo divertido de esta película es ver lo que cada uno de los personajes ha hecho con su dinero. También resulta divertido verles averiguar quién les delató a Benedict, y decidir qué hacer al respecto”.

Lo que sigue es un manual de quiénes son los personajes que pueblan el mundo de Ocean’s Twelve:

 

Danny Ocean: El hecho de llevar a cabo el arriesgadísimo y complejo robo de la impenetrable cámara acorazada del casino de Terry Benedict en Las Vegas hizo que el carismático cabecilla Danny Ocean pasase de ser un divorciado en libertad condicional a convertirse en el más conocido cerebro del hampa. Después de repartir 160 millones de dólares con su equipo, Danny se volvió a casar con su ex-mujer Tess y se acostumbró a una vida tranquila y “legal” con ella en Connecticut. “Danny está encantado comprando un segundo regalo de tercer aniversario para Tess cuando ella le llama con noticias alarmantes”, revela Clooney. “Todos los miembros del equipo han intentado empezar una vida legal, pero han estado gastando el dinero como locos. Y entonces una parte de nuestra historia vuelve para perseguirnos”.

Rusty Ryan: La carrera de Rusty Ryan como timador estaba decayendo cuando Danny Ocean lo reclutó para que trabajase como su confidente y hombre de los detalles en el asunto Benedict. Tras su increíble éxito, Rusty se ha reconvertido en un hotelero de moda en Hollywood. Pero su futuro le reserva algo más que otro importante golpe – puede que intente tener una auténtica relación amorosa. “En la primera película, la sexualidad de Rusty era, como mínimo, ambigua”, dice Brad Pitt en tono de burla, “y queríamos aclarar eso en la secuela. Así que se echa una novia”.

Linus Caldwell: Linus Caldwell, el recién llegado con talento, fue ascendido en el golpe de Las Vegas, pero la ambición del experto carterista amenaza con socavar su considerable pericia. “Linus aspira a dirigir un equipo como Danny y Rusty, pero aún no está preparado”, dice Matt Damon. “Ha estado gastando el dinero en ‘desarrollar su talento’ en Chicago, intentando emular a Danny y dirigir a su propio grupo”.

Isabel Lahiri: Elegante, hábil y experta en resolver sofisticados robos de valiosas mercancías, la agente de la Europol Isabel Lahiri es hija de un ladrón ya fallecido. “Isabel es una detective muy buena, muy centrada en su trabajo y en ser la mejor ”, dice Catherine Zeta-Jones. “Ha estudiado el golpe de Las Vegas, y tiene un contacto personal con el grupo de Ocean, lo cual estimula su deseo de resolver este caso”.

Terry Benedict: Al despiadado empresario Terry Benedict nada le encantaría más que vengarse del descarado grupo que robó 160 millones de dólares de sus casinos – especialmente del cabecilla, Danny Ocean, que le robó a Benedict su novia en el proceso. “Realmente sólo había dos maneras de que mi personaje pudiese participar en la secuela – Benedict tenía o bien que unirse a ellos o matarlos”, dice Andy Garcia. “Creo que en el fondo preferiría lo segundo. “Disfruto interpretando al malo”, continúa diciendo, “porque significa que no tengo la responsabilidad de ser el protagonista que supera obstáculos. En esta historia, yo soy el obstáculo. Es un tipo diferente de responsabilidad – y ello supone mucha más libertad”.

Basher Tarr: Después de volver a cablear la mitad de Las Vegas para llevar a cabo el golpe Benedict, el “cockney” experto en explosivos, Eugene “Basher” Tarr, ha estado utilizando su parte del botín para hacer realidad un sueño. “Basher siempre ha querido entrar en el mundo de la música”, dice Don Cheadle. “Aspira a ser cantante, pero está frustrado porque no comprende por qué los tacos que salpican sus canciones no se pueden poner en la radio”.

Frank Catton: “No puedes robar a un tipo como Benedict y esperar que todo quede ahí”, dice Bernie Mac, que interpreta a Frank Catton, el experto en desvalijar cajas fuertes al que le gusta tener las uñas cuidadas. “Le faltamos al respeto, y no te puedes meter con un tipo así. Alguien tiene que pagar el precio”. Aunque Catton se reúne con el grupo de Ocean en circunstancias que distan mucho de ser ideales, vuelven a empezar justo donde lo dejaron. “Lo mejor de este grupo es lo próximos que están unos a otros”, cree Mac. “Uno de los puntos fuertes es la camaradería que tienen todos, incluso después de no verse durante tres años mientras estaban tratando de pasar desapercibidos”.

Tess Ocean: A la conservadora de la Galería de Arte Bellagio, Tess Ocean, no le hizo demasiada gracia encontrarse con su mentiroso y ladrón ex-esposo en Las Vegas hace tres años... pero su química era tan innegable como la audacia del plan de Danny de robársela a su entonces novio, el cerebro de los casinos Terry Benedict. Tess, que se ha vuelto a casar con Danny, está disfrutando de una vida discreta como ama de casa en Connecticut. “Una de las cosas que me atrajo del guión”, cuenta Julia Roberts, “es que mi personaje y mi ambiente son totalmente diferentes. En Ocean’s Eleven, Tess era la adversaria de Danny. Trabajé con George y Brad pero no tenía escenas con todos los chicos, por lo que ha sido agradable participar más en el grupo esta vez”.

Turk y Virgil Malloy: Los mellizos Malloy, los expertos en coches y transportes que siempre están discutiendo, no han resuelto ninguna de sus competitivas cuestiones fraternales en los tres años que han pasado desde el golpe Benedict. “Virgil fue muy responsable y ahorró la mayor parte de su dinero del botín de Las Vegas”, dice Casey Affleck. “Se ha comprometido con una joven, ha sentado la cabeza y pensaba que no iba a volver nunca más al mundo del delito”. Entretanto, Turk ha gastado la mayor parte de su fortuna en coches, maquinaria e inventos. “En la primera película, Casey y yo éramos como el escape humorístico”, comenta Scott Caan. “En Ocean’s Twelve, todo el mundo es gracioso”.

François Tourlour - "The night fox (El Zorro Nocturno)": El aclamado actor francés Vincent Cassel interpreta a Francios Toulour, un rico playboy europeo que además trabaja como experto ladrón conocido por su firma en la escena del crimen: una pequeña estatuilla negra de un zorro. Toulour, que nació en un mundo de riqueza y privilegios, no roba por el dinero – es la emoción de llevar a cabo un delito imposible lo que le entusiasma. “Toulour es muy arrogante, elegante, consentido, increíblemente encantador y muy hábil”, cuenta Cassel. “También tiene las cosas muy claras y cuando desea algo, va a por ello. Es un solitario que puede hacer cualquier trabajo por sí mismo, y si no sabe cómo hacerlo, se preparará hasta que sepa”.

Livingston Dell: Especialista en vigilancia, ordenadores y electrónica, y el miembro más frugal del equipo de Ocean, ha estado viviendo con sus padres y poniendo a punto su número de humorista de micrófono. “Lo que me gusta de esta historia es que los personajes están explorados con más profundidad que en la primera película”, dice Eddie Jemison, que trabajó por primera vez con Steven Soderbergh en la temprana película del director Schizopolis. “Como grupo, los personajes se parecen a una vieja pareja de casados. Todos se quieren, pero parece que no pueden estar en la misma habitación juntos”.

Saul Bloom: Abandonó su jubilación para unirse al grupo de Danny Ocean, transformándose en Lyman Zerga, el acaudalado hombre de negocios de origen impreciso cuya insistencia en guardar su maletín en la cámara de seguridad de Terry Benedict facilitó el increíble golpe. Disfrutando de su segunda jubilación, Saul se ha vuelto a transformar, esta vez como miembro de un club de hombres de alta posición en los Hampton. Tal como Carl Reiner lo ve, “Saul nunca ha tenido una buena vida. Era un timador de poca monta. Luego, cuando consiguió su parte del dinero del asunto Benedict, encontró a una mujer en el departamento de lencería que le gusta, y decidió vivir con ella. Así que cuando Benedict viene golpeando, Saul piensa que no va a salir y hacer chanchullos de nuevo a su edad. Quiere que el último cheque que firme sea devuelto”.

Reuben Tishkoff: Reuben Tishkoff consiguió vengarse de Terry Benedict por haberle expulsado del mercado inmobiliario de Las Vegas financiando el sofisticado plan de Danny Ocean para robar a Benedict 160 millones de dólares. Tiene el honor de ser el único miembro de la banda que tiene más dinero ahora que el que le correspondió originalmente. “Al ser un hombre de negocios, Tishkoff vio lo que se avecinaba e hizo una gran inversión en el mercado de valores”, dice Elliott Gould. “Cuando lo volvemos a ver, sigue con los lunares y las rayas. También se ha metido en el mundo de los videntes y del misticismo, a su estilo glamoroso y excéntrico”.

Yen: El hombre escurridizo que se plegaba en un carro de dinero para infiltrarse en la impenetrable cámara acorazada de Terry Benedict, ha estado disfrutando de la vida por todo lo alto, celebrando fiestas con modelos en su enorme mansión y adoptando un estilo de vestir decididamente más ‘in’. “Me lo pasé muy bien en la primera película aunque no conocía a ninguno de los actores”, dice el acróbata chino Shaobo Qin, que hizo su debut en el cine en Ocean’s Eleven. “Una vez que se terminó la película, volví a trabajar con los Acróbatas de Pekín, y he seguido actuando con ellos por todo el mundo”.

 

 

4. La producción

Ocean’s Eleven se rodó en exteriores en Atlantic City, Nueva Jersey, San Petersburgo, Florida y en el Hotel Bellagio de Las Vegas y sus alrededores. Con Ocean’s Twelve, el productor Jerry Weintraub y el director Steven Soderbergh subieron la apuesta inicial, llevando a todo el equipo de producción de viaje durante diez semanas de rodaje en Chicago, Ámsterdam, París, Montecarlo, el lago Como, Roma y Castellamare del Golfo en Sicilia.

“Es mucho más divertido rodar en Roma, París, el lago Como y Montecarlo que sentarse en un plató de Hollywood”, declara Weintraub. “Puedes construir decorados, pero no vas a construir el Panteón de Roma ni canales como los de Ámsterdam. Son esos maravillosos y hermosos lugares los que le dan a la película un toque diferente. En todas las ciudades a las que fuimos, la gente se portó maravillosamente con nosotros y fueron muy complacientes. Pudimos rodar escenas en el interior del casino de Montecarlo, que ha aparecido en muy pocas películas. Es realmente extraordinario y tiene un aspecto muy distinto a Las Vegas”.

“Me gustaría decir que me lo pasé estupendamente en esta película, pero no puedo”, dice Brad Pitt, totalmente en broma. “Lugares cutres. Comida horrible – especialmente en Italia. Y una compañía horrible. Fue muy frustrante”.

En abril de 2004 el equipo de producción voló desde Chicago a los Países Bajos para tres semanas de rodaje en Ámsterdam, principalmente en la “Kattenkabinet”, una casa construida en el siglo XVIII en uno de los canales más pintorescos de la ciudad.

“También Ámsterdam fue una de las ciudades que visité durante la promoción y me enamoré inmediatamente de ella”, cuenta Soderbergh. “Me pareció una ciudad hermosa y realmente única. Era un lugar que no había visto mucho en cine, al menos no en las películas americanas, y tenía un elemento temático que se amolda al humor de la película. Me alegré de que consiguiéramos rodar allí y utilizásemos la ciudad de un modo que no fuese incidental”.

Entre otros escenarios de Ámsterdam figuraban el hotel Pulitzer, que está formado por 25 casas históricas junto a un canal, que datan de los siglos XVII y XVIII, y Dampkring, uno de los famosos cafés de la ciudad. También se rodaron escenas en la estación de tren de Haarlem Central y en el interior del Ayuntamiento de La Haya, la capital de Holanda, diseñado por Richard Meier.

Desde Holanda, la compañía viajó en tren a París para rodar escenas en la Sorbona, la Embajada de Australia, la Gare du Nord y varios barrios y calles parisienses.

“Estábamos rodando en la Embajada de Australia en una terraza que daba al Sena y a la Torre Eiffel”, cuenta Weintraub. “Le dije a Steven, ‘Sabes que la Torre Eiffel está ahí’. Y el contestó, ‘Eso es un cliché, no necesitamos mostrarla’. Pero en la película final, aparece una imagen de la Torre Eiffel como reflejo en las gafas de sol de Brad en una toma que creo que probablemente será estudiada por estudiantes de las escuelas de cine durante los próximos 25 años”.

Después de terminar el trabajo en París, la compañía pasó una semana en el lago Como, un mes en Roma y dos días en Sicilia. Mientras estaban en el lago Como, varios miembros del reparto, así como Weintraub y Steven Soderbergh, se alojaron en la cercana mansión de George Clooney.

“Parecía un poco el Castillo Hearst”, dice Clooney sonriendo. “Nos levantábamos, desayunábamos algo y nos preguntábamos ‘¿Quién trabaja hoy?’ Luego, cuando era la hora de ir a trabajar, bajábamos al muelle, subíamos a un barco y nos dirigíamos al rodaje”.

“Era como un campamento de verano, increíblemente divertido y relajante”, añade Julia Roberts. “Nos sentábamos junto a la piscina y yo preguntaba ‘¿Quién está trabajando ahora mismo?’ Conseguimos hacer una enorme cantidad de trabajo, lo cual es el desconcertante misterio de este grupo. No sé cómo nos lo pasamos tan bien y conseguimos tantas cosas al mismo tiempo”.

La impresionante Villa Erba del siglo XIX, junto al lago Como, hizo las veces de la finca de Francois Toulour. A los cinéfilos del reparto y del equipo técnico les interesó saber que la Villa Erba había sido la casa de vacaciones de la familia del difunto director italiano Luchino Visconti. (Los aficionados a los detalles puede que también sepan que Visconti volvió a la Villa Erba para completar el montaje de su película Ludwig.) En 1986, la familia Visconti vendió la casa y el parque circundante a las autoridades públicas locales, y en la actualidad se utiliza como centro de exposiciones y conferencias.

Al regresar a Roma, el equipo de producción rodó en el comedor art nouveau del Grand Hotel Plaza, situado en la exclusiva Via del Corso (un lugar favorito de Federico Fellini para el almuerzo); en la Estación Termini (la estación central de ferrocarril); en el elegante emporio de Prada en la Via Condotti; en varios cafés situados en el corazón de la antigua ciudad cerca del Campidoglio; en los aeropuertos de Fiumicino y Ciampino; en el Hotel Exedra den la Piazza della Repubblica; en la Academia Británica en los jardines de Villa Borghese, que hizo las veces del exterior del museo de arte; en un almacén de los Mercati Generali, el antiguo mercado al por mayor de Roma; en la piscina y la terraza de la azotea del recientemente renovado Hotel Es, situado junto a la estación de ferrocarril en el barrio del Esquilino; y, finalmente, en uno de los lugares más emblemáticos de Roma, el Panteón. Construido originalmente en el año 27 antes de Cristo como templo en honor de los dioses del Olimpo, fue reconstruido en el 118 después de Cristo tras un incendio y, varios siglos más tarde, fue consagrado como iglesia católica.

“Quería que el modo en que viéramos Roma y el modo en que se revelase la ciudad fueran naturalistas y estuvieran siempre impulsados por lo que los personajes estaban haciendo y por el lugar adonde iban”, dice Soderbergh. “Quería que los espectadores captaran la sensación que se siente al estar en las calles de Roma”.

Para Casey Affleck, uno de los momentos más importantes de la aventura europea (además del nacimiento de su primer hijo en Ámsterdam) se produjo por gentileza de Jerry Weintraub. “Jerry me preguntó si me gustaría hacer una visita turística para ver algunos lugares de interés de Roma, que resultó ser una visita privada del Foro concedida por el alcalde Roma”, dice Affleck. “Jerry siempre ofrece esas increíbles e irrepetibles oportunidades. Sin duda hace que rodar la película sea una experiencia aún más rica, más satisfactoria y, sin duda, más divertida”.

También contribuyó a enriquecer la experiencia de la producción una racha de animadas “gamberradas” inspiradas por la legendaria afición de George Clooney de gastar bromas a sus amigos y compañeros de trabajo. “George es una de las razones principales por las que todos lo miembros del reparto original quisieron volver”, dice Weintraub. “Es muy afable y divertido, y sabes que cuando George participa en una película, ¡no va a ser aburrida!”

“Las bromas de George suelen ser obras maestras que duran una serie de años, por lo que estoy seguro de que tiene una o dos sobre mí en este momento de las que no tengo ni idea”, reflexiona Matt Damon.

Pero Clooney fue derrotado en una ocasión por una inteligente treta ideada por Brad Pitt. Antes del inicio de la producción en Italia, Pitt elaboró un falso tablón de convocatoria en italiano, que advertía al equipo técnico de que deberían, por insistencia de Clooney, referirse a él sólo con el nombre de su personaje. “Durante un mes, todos los miembros del equipo técnico decían ‘Buenos días, Sr. Ocean’, y ‘Sí, Sr. Ocean’, hasta que finalmente George lo comprendió”, recuerda Damon.

“Fue divertido, pero en cierto momento se volvió patológico”, dice Clooney afablemente. “Entonces conseguí el tablón de convocatoria y le pedí a alguien que me lo tradujese. Cuando los periódicos italianos publicaron que me estaba comportando como una diva porque había pedido que todo el mundo me llamase Danny Ocean, Brad apareció en mi puerta. Dijo, ‘Me la voy a ganar, ¿verdad?’ Y yo le respondí, ‘Por supuesto que te la vas a ganar, tío. Esto va a tener muchas consecuencias’”.

Como parte de su venganza, Clooney escondió unas pesas en el equipaje de atrezzo de Pitt para una escena en la que tenía que coger sus maletas y subir a un tren con movimientos fluidos. “El equipaje pesaba como el hierro”, admite Pitt con una sonrisa, “pero me di cuenta de que añadía a la escena el nivel de realismo que busco en mis interpretaciones”.

Ésta no fue la única vez durante la producción que Pitt descubrió que había sido burlado por su colega. “Miraba en un compartimento de mi equipaje y encontraba gravilla o piñones o un viejo sandwich”, recuerda. “Es una prueba de la total y absoluta inmadurez que se puede dar cuando la gente no es seria con su trabajo”.

Los últimos días de rodaje en Italia tuvieron lugar en el pequeño pueblo pesquero de Castellamare del Golfo en Sicilia. Aquí las escenas se rodaron a bordo de un clásico yate de los años 30 y en una antigua fábrica de conservas de atún, transformada por la magia de la dirección artística en una impresionante mansión siciliana junto al mar Mediterráneo.

El equipo de Ocean’s Twelve regresó en julio a Los Angeles, donde se terminó el rodaje en el transcurso de cuatro semanas en platós de Warner Bros. A pesar de haber rodado en una gran cantidad de sitios impresionantes de todo el mundo, fue en su trailer de producción en los terrenos del Estudio donde Weintraub disfrutó de uno de sus momentos favoritos de la producción.

“Un día estaba en mi trailer y dos chicos de unos diez años llamaron y preguntaron si podían hablar conmigo. Dijeron que eran grandes fans míos y que sabían los nombres de todas las películas que había producido y en las que había intervenido”, dice Weintraub, que ha realizado cameos en películas como La tapadera y Vegas Vacation. “Tenían fotos mías y pósters que me pidieron que les firmase. Cuando estábamos terminando, uno de los chicos dijo ‘¿Puedo hacerle una pregunta? Gana mucho dinero haciendo esto, ¿no?’ Cuando reconocí que eso era cierto, dijo ‘Si es tan rico, ¿por qué vive en un trailer?’”

5. Diseñar un mundo de intriga internacional

Si bien Ocean’s Twelve comparte el mismo sentido de diversión, humor y camaradería que su predecesora, el director Steven Soderbergh, el compositor David Holmes, el diseñador de producción Philip Messina y la diseñadora de vestuario Milena Canonero le dieron a la película una nueva dirección a nivel estilístico.

“No queríamos hacer una película que fuera una repetición de la primera. Todos nosotros queríamos que fuese una nueva película con un toque diferente”, dice Soderbergh. “La manera en que yo describía la estética de Ocean’s Twelve a todo el mundo es que es el episodio más caro de una serie de televisión de los años 60”.

David Holmes, que compuso la música para Ocean’s Eleven así como para el thriller romántico de Soderbergh Un romance muy peligroso, creó una música completamente nueva para Ocean’s Twelve. “No hay un solo trozo de música en esta película que estuviera en la primera película, y eso es muy poco habitual”, comenta el director. “David y yo empezamos el proceso diciendo, ‘Vamos a partir de la nada. Es una película diferente y tiene una atmósfera y un estilo visual diferentes. Queremos un tipo de música diferente’. Y realmente cumplió. Creo que la banda sonora es sencillamente extraordinaria; es realmente única y encaja en la película perfectamente”.

El diseñador de producción Philip Messina fue el responsable de aportar un estilo visual fresco a los numerosos decorados y escenarios de la película. “Steven siempre pone énfasis en los personajes y sus entornos”, dice Messina, que colaboró con Soderbergh en Ocean’s Eleven, Erin Brockovich, Traffic y Eros. “Con este reparto siempre va a ser interesante porque no importa donde los pongas, queda magnífico”.

Según Messina, un escenario que al principio parecía que iba a resultar relativamente fácil de encontrar – el guión requería una casa situada en un canal en Ámsterdam – resultó ser uno de los más difíciles.

“Lo más importante para Steven era que el exterior y el interior, el canal y el tejado al otro lado del canal estuviesen todos en un sitio, pero lo que descubrí es que muchos de esos encantadores tejados son inaccesibles”, comenta Messina. “Soy muy empinados y no habría manera de poner a alguien de pie sobre ellos, y no digamos a un equipo de cine con las cámaras. Recorrí unas 40 casas junto a los canales y finalmente encontré un tejado que funcionaría si construíamos una pequeña pieza de decorado sobre él. Al otro lado del canal, encontramos un exterior que casi servía, por lo que construimos una nueva entrada en su fachada. Ampliamos el interior ligeramente construyendo una habitación adicional que aloja una caja fuerte, y cambiamos las ventanas de cuatro metros y medio de altura por cristales que se pudiesen abrir”.

Como las escaleras de las casas de los canales tienen poco más de 90 centímetros de anchura, se utilizaron andamios y grúas para subir el equipo de producción a la casa y al tejado.

Resultó más fácil encontrar lugares adecuados para rodar en Roma, porque la Ciudad Eterna está llena de vistas increíbles. “Uno de mis lugares favoritos es uno que sólo aparece en la película en una escena rápida”, comenta el diseñador. “Estábamos buscando un taller para el personaje de Eddie Izzard, y debajo de una tienda de lámparas en un edificio del siglo XIV encontramos unas cuevas increíbles. No habían sido utilizadas durante décadas y supusieron un marco perfecto para nuestro excéntrico inventor”.

Cuando Messina y su equipo descubrieron el enorme mercado general de Roma, que había sido cerrado aproximadamente un año antes del rodaje, utilizaron una de sus estructuras para que hiciese las veces del almacén del equipo de Ocean. “Era como una ciudad entera cerrada”, dice a propósito del mercado. “Literalmente docenas de manzanas con estructuras de almacenes muy interesantes estaban vacías. Era realmente hermoso. Tuvimos suerte porque seis meses después de que necesitásemos rodar allí, la ciudad tenía planes para rehabilitar y renovar todo el complejo”.

Localizar una finca para utilizar como hogar del acaudalado ladrón Francois Toulour supuso un reto debido al hecho de que el guión pedía que la casa estuviese junto al agua, pero como esas escenas se iban a rodar a mediados del verano, la Riviera francesa y la Costa Amalfitana en Italia estaban demasiado llenas de gente para rodar.

“Toulour ha nacido en el seno de la aristocracia pero también queríamos que su casa diese la sensación de que hubiese tenido que comprar su estilo y su gusto”, explica Messina. “también queríamos que viviese aislado, por lo que la casa tenía que estar también aislada”.

Después de visitar varios lagos en el norte de Italia, Messina eligió la Villa Erba junto al lago Como para que hiciese las veces de la enorme finca de Toulour por sus ventajas visuales y prácticas. “La Villa Erba es el centro de convenciones de la localidad, por lo que contaba con todos los servicios que necesitábamos para montar las oficinas de producción y el departamento de vestuario justo en el edificio”.

Messina utilizó los alrededores de una casa privada en el extremo occidental de Sicilia para crear los decorados para una escenas clave al final de la película. Estos decorados contrastan la formalidad de Toulour con un toque tropical e informal. “Era un pequeño lugar hermoso e increíble con varias formaciones rocosas en el agua y una magnífica vista del mar”, recuerda. “No se nos permitió el acceso al interior de la casa, así que se nos ocurrió la idea de crear nuestra propia entrada a la misma. Construimos una pequeña ala junto al edificio, así como toda una terraza en la parte delantera de la casa, lo cual la renovaba a nivel estético”.

Al volver a Los Angeles, la producción continuó durante varias semanas más, rodando principalmente en tres platós de los Estudios Warner Bros. Además de diseñar interiores de habitaciones de hoteles holandeses y romanos, dos celdas de una cárcel romana, el casco de una barcaza holandesa y el salón de un vidente, Messina se enfrentó a uno de los retos más difíciles de su carrera cuando se tomó la decisión de construir el interior del museo en un plató en lugar de utilizar un escenario práctico en Italia.

“El museo es uno de los decorados más grandes que he construido”, dice a propósito de la estructura, que ocupaba casi todo el espacio del enorme Plató 15 del estudio. “Mi diseño estaba inspirado en la arquitectura del estilo Beaux Arts del siglo XIX, y en un exterior que rodamos en Roma, que era igualmente clásico”.
Messina reconoce el trabajo de cuatro equipos diferentes del departamento artístico en tres países diferentes por haber conseguido la “fantástica artesanía” de la película y su estilo vibrante y estilizado.

6. Crear el vestuario de "Ocean's twelve"

La diseñadora de vestuario Milena Canonero, dos veces ganadora de los Premios de la Academia por su trabajo en Carros de fuego y Barry Lyndon, se unió al equipo de producción de Ocean’s Twelve a instancias del director Steven Soderbergh y del productor Jerry Weintraub.

“Yo no diseñé el vestuario de Ocean’s Eleven”, dice Canonero, “y cuando Steven me llamó me puse nerviosa por tener que tratar con tantos actores famosos al mismo tiempo. Además, acababa de terminar de trabajar en The Life Aquatic de Wes Anderson y no estaba segura de estar preparada para asumir una tarea tan enorme como Ocean’s Twelve. ¡Pero Jerry Weintraub es una fuerza de la naturaleza tal que no le puedes decir que no! Y la idea de volver a trabajar para Steven me resultaba muy apasionante. Me encanta trabajar para él.

“La verdad es que”, admite la diseñadora, “fue divertido tener que diseñar para tantos personajes diferentes. Mucha gente cree que sólo se diseñan y se hacen trajes cuando se trata de una película de época. Pero cuando yo hago una ‘película moderna’, ¡realmente hago algunos trajes! Pero, por supuesto, me gusta mezclar lo que yo hago con prendas seleccionadas de varios diseñadores que sean adecuadas para el estilo de los personajes. Hicimos la mayor parte del vestuario de Catherine Zeta-Jones y varios conjuntos para Elliott Gould, Brad Pitt, George Clooney, Andy Garcia, Julia Roberts, Vincent Cassel y la mayoría de los demás personajes”.

Soderbergh le pidió a Canonero que aportase un estilo fresco a la ropa de los personajes, en lugar de repetir simplemente el estilo creado por el diseñador de vestuario de Ocean’s Eleven Jeffrey Kurland. “Ahora los personajes tienen más dinero, y han evolucionado y madurado, por lo que Steven quería asegurarse de que no tuviesen el mismo estilo que tres años antes, cuando los conocemos por primera vez”, explica Canonero, que anteriormente había diseñado el vestuario para las películas de Soderbergh Solaris y Eros. “Sin embargo, tuve conversaciones con los actores y algunos de ellos han conservado algunos detalles de la primera película”.

Para el cabecilla Danny Ocean, Canonero mantuvo su estilo “muy minimalista y sencillo, pero elegante”. “El vestuario de Danny es monocromático: negros, grises, marrones y un poco de beige”, dice. “Rusty es más presumido y está más preocupado por su ropa. Utilicé muchos satenes y material brillante para darle brillo a su estilo, como un relámpago”.

Canonero ayudó a Julia Roberts a llevar a su personaje, Tess Ocean, en una nueva dirección. “A Julia le gusta aportar muchas ideas en las pruebas, y quería interpretar a Tess de manera un poco más libre en esta película y no tan maliciosa como había sido en la primera”, dice la diseñadora, que tuvo que volver a la mesa de dibujo cuando ya llevaban varias semanas de producción cuando Roberts descubrió que estaba embarazada de mellizos. (En el guión original de rodaje, Tess estaba embarazada de cinco meses y todo su vestuario se diseñó en consecuencia. Cuando Roberts se quedó embarazada en la vida real, Soderbergh decidió que Tess no saldría con hijo en la película).

Al diseñar el vestuario del experto en explosivos y aspirante a músico Basher Tarr interpretado por Don Cheadle, Canonero recurrió a un viejo amigo en Inglaterra. “John Pierce es un sastre inglés muy bueno que hace mucha ropa para gente del mundo de la música. Hizo una chaqueta para Don de piel de serpiente azul estampada con una camisa de piel de serpiente a juego. Es muy pintoresca, pero también tiene un toque británico. A Don le gustó la relación que establecimos entre la ropa de Basher y su música”.

Con mucho, el más extravagante de la banda de Ocean es el financiero Reuben Tishkoff, interpretado por Elliott Gould. “En la primera película, Reuben era mucho más hortera, un trapichero que llevaba montones de cadenas de oro y camisas que no combinaban a propósito”, dice Canonero reflexionando. “Elliott, Steven y yo decidimos que Reuben siempre había querido ser un caballero inglés, por lo que su ropa refleja esa influencia. Sigue siendo extravagante, pero no cabe duda de que ha estado viendo revistas de moda inglesas de los años 70 y ahora lleva pajaritas muy vistosas y camisas que no hacen juego, pero, debajo de todo ello, sigue llevando sus cadenas de oro”.

Al igual que Reuben, el otro miembro maduro del equipo de Ocean, Saul Bloom, ha sufrido una pequeña transformación desde el golpe Benedict. “Saul ha estado llevando la vida de un hacendado”, dice Canonero a propósito del personaje de Carl Reiner. “Cogió su parte del dinero y compró una hermosa casa en los Hampton, y dejó atrás su vida bastante hortera en Miami. Ahora se hace pasar por un conservador de club de campo. Me imaginé que simplemente estaba imitando la manera en que vestirían esos hombres – chaquetas de sport azul marino y corbatas universitarias”.

El vestuario de Canonero para el especialista en electrónica Livingston Dell, interpretado por Eddie Jemison, subraya la sutil evolución del personaje de un frugal bicho raro a un frugal aspirante a humorista. “Eddie creía que Livingtson estaría más seguro de sí mismo y sería menos ganso que en la primera película, aunque todavía es demasiado agarrado para llevar la ropa a la lavandería o a la tintorería”, dice. “Hay personas que no tienen ni idea de como meter la ropa en una lavadora, y sacarla y plancharla. Livingston es una de esas personas, por lo que ni sus camisas ni sus pantalones están planchados. Todo está muy arrugado, lo cual de hecho parece muy moderno”.

Canonero atribuye a Soderbergh el nuevo estilo que ha asumido Yen, el hombre escurridizo del grupo convertido en fotógrafo de moda, interpretado por Shaobo Qin. “Steven pensó que sería una buena idea dar a Yen un estilo hip-hop. Va a los clubs de hip-hop y ve a esa gente que lleva esos pantalones anchos, y trata de imitarlos. Pero es el the hip-hop de la imaginación de Yen. Nunca encaja del todo”.

Para la ambiciosa agente de la Europol Isabel Lahiri, interpretada por Catherine Zeta-Jones, la diseñadora se esforzó por conseguir un vestuario elegante pero al mismo tiempo muy profesional. “Me decidí por lo que yo llamo el ‘estilo héroe’ y repetí elementos de su vestuario, como las trincheras, que pensaba que le daban un ‘aire de detective”, dice Canonero. “A Catherine le gustó que repitiésemos la trinchera en diferentes colores. Fue una feliz coincidencia que poco después de que yo las hiciese, las trincheras se convirtiesen en un artículo muy de moda. Para las escenas en las que aparece Isabel en flashback, su ropa pone de manifiesto que se siente mucho más libre y relajada que en el presente”.

De manera similar, Canonero diseñó un vestuario para el experto ladrón Francois Toulour que refleja la dualidad del personaje. “Toulour procede de un ambiente europeo aristocrático e internacional”, dice a propósito del personaje interpretado por Vincent Cassel. “Es encantador y hay una cierta luminosidad en la manera en que se ríe. Pero también hay oscuridad en su personaje, porque su vida la pasa robando, algo que hace principalmente de noche. Por eso su ropa es negra y blanca”.

Canonero también pone de relieve la importancia de los zapatos en el vestuario de un personaje. “Los zapatos son un detalle que a menudo no se ve, pero para algunos actores es una parte importante del descubrimiento de quien es su personaje”, comenta. “Don tiene unos maravillosos zapatos de piel de lagarto, que le dan a Basher un toque divertido. Carl lleva zapatos de gamuza para Saul, mientras que a Elliott se le ve llevando unos zapatos horteras rojos y negros. Y Julia y Catherine llevan unos magníficos zapatos de tacón de aguja”.

Dirección: Steven Soderbergh.
País: USA.
Año: 2004.
Duración: 125 min.
Género: Thriller, comedia, acción.
Interpretación:

George Clooney (Danny Ocean), Brad Pitt (Rusty Ryan),

Matt Damon (Linus Caldwell), Catherine Zeta-Jones (Isabel Lahiri),

Andy Garcia (Terry Benedict), Don Cheadle (Basher Tarr),

Bernie Mac (Frank Catton), Julia Roberts (Tess Ocean),

Casey Affleck (Virgil), Scott Caan (Turk Malloy),

Vincent Cassel (François Toulour).

Guión: George Nolfi; basado en los personajes creados por Geroge Clayton Johnson y Jack Golden Russell.
Producción: Jerry Weintraub.
Música: David Holmes.
Fotografía: Peter Andrews.
Montaje: Stephen Mirrione.
Diseño de producción: Philip Messina.
Dirección artística: Tony Fanning.
Vestuario: Milena Canonero.
Estreno en USA: 10 Diciembre 2004.
Estreno en España: 17 Diciembre 2004.

OCEANS THIRTEEN

La Tercera de la Saga

 

Dirección: Steven Soderbergh.
País: USA.
Año: 2007.
Duración: 122 min.
Género: Thriller, comedia, acción.
Interpretación: George Clooney (Danny Ocean), Brad Pitt (Rusty Ryan), Matt Damon (Linus Caldwell/Lenny Pepperidge), Andy Garcia (Terry Benedict), Don Cheadle (Basher Tarr/Fender Roads), Bernie Mac (Frank Catton), Ellen Barkin (Abigail Sponder), Al Pacino (Willie Banks), Casey Affleck (Virgil Malloy), Scott Caan (Turk Malloy), Eddie Jemison (Livingston Dell), Shaobo Qin (Yen/Sr. Weng), Carl Reiner (Saul Bloom/Kensington Chubb), Elliott Gould (Reuben Tishkoff), Vincent Cassel (François Toulour).
Guión: Brian Koppelman y David Levien; basado en los personajes creados por George Clayton Johnson y Jack Golden Russell.
Producción: Jerry Weintraub.
Música: David Holmes.
Fotografía: Peter Andrews.
Montaje: Stephen Mirrione.
Diseño de producción: Philip Messina.
Vestuario: Louise Frogley.
Estreno en USA: 8 Junio 2007.
Estreno en España: 8 Junio 2007.

 

 

SINOPSIS

Danny Ocean (George Clooney) y su banda sólo tendrían una razón para realizar su golpe más ambicioso y arriesgado: defender a uno de los suyos. Willy Bank (Al Pacino), el despiadado propietario de un casino, nunca hubiera imaginado que todo se iba a poner en su contra cuando traicionó a Reuben Tishkoff (Elliott Gould), amigo y mentor de Danny Ocean. Pero Bank se equivocó… para su desgracia. Quizás pudo derrotar a uno de los miembros originales de la banda, pero dejó a los demás en pie y les dio un propósito compartido: derrotar a Bank en la noche de la gran inauguración de su nuevo casino.

 

 

 

CÓMO SE HIZO "OCEAN'S THIRTEEN"
Notas de producción © 2007 Warner Bros. Pictures

1. La venganza es dulce

El director Steven Soderbergh dice que todavía no había concluido el trabajo para “Ocean’s Twelve” cuando ya empezó a pensar en ideas para la próxima entrega “Ocean’s Thirteen.” “Estábamos concluyendo la segunda película y pensé que sería divertido regresar a Las Vegas para hacer la siguiente entrega. La película estuvo motivada, en gran parte, porque todos querían volver a trabajar juntos. Pero siempre estuvo claro que ‘todos tenían que estar’ o no lo haríamos – o todos regresan o nadie regresa”. El productor Jerry Weintraub añade: “En los seis años desde que hicimos la primera película, la vida de los actores ha cambiado. No sólo que estos actores tienen una gran demanda, también tienen familias, bebés y nuevos intereses que tienen que tenerse en consideración. La verdad es que no puedes realizar una gran producción hasta que cada uno de los implicados ponga todo de su parte para que se realice. Yo les advertí desde el inicio. Llamé a cada uno 18 meses antes y les dije, ‘haremos esta película en verano de 2006. Estad preparados: Os vamos a abordar’. Y desde que les dije eso, sabían que ese momento iba a llegar”. Weintraub añade que el concepto “todos” no sólo se aplicaba al reparto de la película, sino también al hombre en el mando. “Para mi, como productor, está primero Steven Soderbergh y luego vienen los demás. En todo lo que hemos hecho juntos hemos tenido una relación excelente. Cualquier cosa buena que se pueda decir de él, se queda corta. Es simplemente un grande”.

Compaginar las agendas de un reparto que incluye a personas como George Clooney, Brad Pitt, Matt Damon, Andy Garcia, Don Cheadle, Bernie Mac, Elliott Gould, Carl Reiner, y todos los demás, implica una operación merecedora del propio Danny Ocean. Pero el hombre que interpreta el papel de Danny Ocean sabe a quién se debe todo esto. “Es verdad que Steven es la fuerza creativa de estas películas, pero Jerry Weintraub es el corazón y el alma de las distintas entregas de la serie ‘Ocean’, ” confirma Clooney. “Tienes que tener en cuenta que mantener a toda esta gente junta no es fácil, no es que no queramos, pero es muy difícil coordinar las agendas de todos nosotros, ya que todos tenemos diferentes compromisos. Encontrar un determinado periodo de tiempo en el que todos podamos es difícil y sólo Jerry era capaz de hacerlo realidad. Él sabe como hacer esto … aprovecha los remordimientos”, bromea el actor.

Incrementando el caché del reparto ya de por sí estelar, Soderbergh y Weintraub enrolaron a Al Pacino como Willy Bank, el inescrupuloso y despiadado dueño de casinos que estafa a Reuben Tishkoff – el personaje interpretado por Elliott Gould – su parte de un nuevo casino de Las Vegas, y a Ellen Barkin como su mano derecha femenina, Abigail Sponder.

De forma muy parecida a los actores que interpretan los papeles, la banda de Danny Ocean ha seguido caminos separados después de su último golpe. Pero si hay una cosa que tiene el poder de volver a juntarles a todos, es el hecho de tener que salvar a uno de ellos. “Siempre he mantenido la idea de que estos tíos son ladrones y estafadores,” reconoce Soderbergh, “pero el dinero no es lo único que les mueve. En este caso les impulsa realmente la amistad y la venganza. El principio del ‘uno por todos y todos por uno’ les dicta que cuándo uno de ellos ha sido estafado – más aún de la forma en la que ha sido golpeado su amigo Reuben, entonces ha llegado el momento de devolver el golpe. Parece ser algo así como una premisa irrenunciable”.

Los cineastas sabían que más allá de los elementos de amistad y del deseo de volver a trabajar juntos, un factor determinante para volver a reunir el reparto sería el guión. Para escribir el guión para “Ocean’s Thirteen,” se decidieron finalmente por los dos guionistas Brian Koppelman & David Levien, que se habían sumergido previamente en el ambiente de jugadores incorregibles en el drama de póquer “Rounders”.

“Brian y David habían escrito ‘Rounders,’ un drama sobre amistad y póquer que me encantó,” dice Weintraub. “Le hable a Steven acerca de ellos, y cuando nos reunimos todos, sabíamos Steve y yo que ellos eran los guionistas que iban a escribir la película”.

Soderbergh dice, “Yo había oído hablar de Brian y David porque teníamos varios amigos mutuos y porque me gustó mucho ‘Rounders’. No teníamos una larga lista de personas de las que pensábamos que podrían sumergirse en este universo específico y acertar con el lenguaje y el sentido de humor. Brian y David lo lograron inmediatamente. Nos encontramos para comer y después de unos minutos empezamos a trabajar en el guión. Es realmente su ambiente, les encantan este tipo de películas y este tipo de personajes”.

“En cierto modo, David y yo nos hemos estado preparando casi toda la vida para escribir esta película,” afirma Brian Koppelman. “Hemos estado estudiando durante años la vida en Las Vegas y el estilo de vida de los jugadores. Hemos leído todos lo libros sobre estafadores y ladrones que podíamos conseguir. Así que cuando nos reunimos con Steven le hablamos de las grandes películas sobre estafadores, sobre la naturaleza de robos y cómo estos personajes se habían implicado desde la primera película, que a David y a mi nos encantó. Además, hablábamos todos el mismo lenguaje”.

“Una cosa que hace que las películas de ladrones y estafas funcionen o no, es el cuidado que tengas con los personajes que van a perpetrar el golpe y qué grande va a ser el reto que ellos quieren superar,” especifica David Levien. “En ‘Ocean’s Eleven’, Danny quiere recuperar a su mujer y estafar a Terry Benedict, un propietario de casinos, así que todos los miembros de la banda trabajan conjuntamente para llevar a cabo ese golpe tan increíblemente bien planificado. La segunda entrega, ‘Ocean’s Twelve’ es sobre como los miembros de la banda utilizan sus habilidades para literalmente sobrevivir, para salir del lío en el que se habían metido ellos mismos en la primera entrega ‘Ocean’s Eleven’. ‘Ocean’s Thirteen’ trata de la amistad, lo que supone un punto de inflexión en la película. Nosotros queremos a estos personajes y sabemos cuánto se importan uno al otro, de tal manera que cuando ven que Reuben es estafado por un extraño … todos se vuelven a reunir para apoyar a su amigo y eso es lo que mueve toda la película. No se trata sólo de robar por el gusto de robar”.

“Incluso se puede hablar de un robo caritativo, si se quiere,” confirma Andy Garcia, que interpreta a Terry Benedict, el contrario a batir en la primera película, que obtiene su venganza en la segunda entrega y que en la tercera parte se convierte en el sorprendente aliado de la banda. “La nueva película muestra qué tipo de amigos son y pienso que eso es algo que los espectadores van a notar inmediatamente”.

Don Cheadle, que interpreta al ingeniero algo macarra Basher Tarr, subraya: “Lo están haciendo todos por razones personales, lo que significa que el dinero no les importa. Creo que el altruismo tiene su espacio, incluso en el mundo de los ladrones”.

Koppelman explica: “La idea es de estafar al casino, de tal manera que los jugadores siempre ganan a la banca, lo que supondría un desastre para Bank. Además, es hacer realidad un sueño que han tenido todas las personas que alguna vez han jugado en un casino,” dice con una carcajada.

 

z

 

2. Los personajes

Danny Ocean había intentado advertir a Reuben de que no se metiera en negocios con Willy Bank, pero cuando el asunto va mal, Danny sólo piensa en cómo ayudar a su amigo. Él llama al resto de la banda, en un principio para que estén ahí y apoyen a Reuben y luego ver cómo arreglar la situación. Pero mientras los demás ya están pensando en escenarios de venganza, Danny está resuelto seguir las “reglas de juego”. Primero intenta hablar con Willy y le ofrece un “Billy Martin,” la forma de ofrecer una segunda oportunidad en su jerga. Es sólo después de que Willy rechaza rotundamente la propuesta de Danny, cuando la banda empieza a pensar en romper “The Bank”. El premio esta vez no será ni económico ni profesional, será puramente personal. “No van a robar nada; dejan que todos se embolsen el dinero. Se podría decir que ayudan a Bank a deshacerse del dinero,” sonríe Clooney. “Es muy bonito estar en una mesa que esté caliente, como una mesa de dados cuando la gente va ganando, Cuando estás en una que está ardiendo, el lugar explota. El hecho de que esté ardiendo todo el casino es el sueño de todos”. Mientras Danny Ocean es el hombre que tiene las ideas, su aliado más fiable, Rusty Ryan, es el táctico – el hombre que sabe cómo convertir planes en acción. Como ladrón incorregible, Rusty, está en medio de otro robo delicado cuando recibe la llamada de Danny sobre el problema de Reuben. Sin dudarlo ni un segundo, abandona su botín y vuela hacia Las Vegas.

Rusty está preocupado por Reuben y tiene tantas ganas de ir a por Bank como el resto del grupo, pero él apoya la decisión de ofrecer a Bank un Billy Martin. Él sabe – igual que Danny – que esas son las “reglas de juego”. Pero cuando Bank rechaza la oferta está tan ansioso por romper The Bank como los demás. Brad Pitt comenta: “El mensaje aquí es que si alguien se mete con uno de ellos se mete con todos”.

Linus Caldwell, interpretado por Matt Damon, ha estado ansioso por tener un papel más activo en la planificación y ejecución de cada uno de los anteriores golpes que ha perpetrado la banda. En “Ocean’s Thirteen” tiene finalmente su oportunidad. También consigue a la chica, pero eso forma parte del plan.

Disfrazado con lo que Damon describe como “una nariz ridículamente protética sin ninguna razón,” Linus llega al casino The Bank como Lenny Pepperidge, el “portavoz” de un multimillonario magnate inmobiliario asiático que no es otro que el acróbata chino de la banda, Yen. Mientras que hacen pasar a Yen como un arrollador jugador que está dispuesto a arriesgar hasta 10 millones de dólares en el casino The Bank, Linus está esforzándose para que Abigail Sponder, la mano derecha femenina de Willy Bank, se fije en él.

“Por fin logré que yo fuese el centro del amor en una de estas películas,” dice Damon, admitiendo que su personaje recibe un poco de ayuda para generar la química necesaria para conquistar a la señorita Sponder, interpretada por Ellen Barkin. “Linus recibe una feromona muy potente que actúa como afrodisíaco para que maximice la atracción que él ejerce sobre ella. El plan es que ella lo introduzca en la Sala Diamond”.

La Sala Diamond es donde Banks guarda su colección de collares de diamantes de Tiffany & Co. para su esposa – un collar con cinco diamante perfectos por cada uno de los premios Five Diamond Awards que sus hoteles han conseguido. Valorados en unos 250 millones de dólares, los collares están guardados detrás de una pantalla de cristal de 2 pulgadas de grosor resistente contra cualquier tipo de concusiones, con un sistema de alarmas con códigos de siete dígitos sensible a la presión en una sala impenetrable en lo más alto del edificio del casino The Bank. Una vez que se encuentra en la sala, Linus tiene que mantener ocupada a la señorita Sponder lo suficiente para que puedan cambiar los collares de diamantes por unas imitaciones sin valor alguno.

Robar los collares de diamantes no estaba en los planes originales de la banda de Ocean. Pero se presentó un problema financiero imprevisto para llevar a cabo lo planes, por eso fue necesario encontrar a alguien que los financiase. A primera vista – en realidad desde cualquier punto de vista– Terry Benedict es el hombre menos indicado para ayudar a Danny Ocean. Pero haciendo valer el viejo dicho “El enemigo de mi enemigo es mi amigo”, Benedict tiene sus motivos personales para golpear el casino The Bank.

Andy Garcia explica, “Terry no está contento con el nuevo hotel de Willy Bank. No es que sea más grande o mejor que el suyo, no, pero es que tapa el sol de su piscina. Terry está muy orgulloso de su piscina. De cierto modo, Terry Benedict y Willy Bank están cortados por el mismo patrón: Consiguieron sus fortunas de la misma manera y han sido rivales durante toda su vida. Terry Benedict siempre disfruta de una buena partida, especialmente contra un adversario digno y formidable. Ha estado haciendo dinero a raudales desde hace tiempo y tiene la sensación de que necesita un nuevo reto en su vida. A Terry le encantaría hacer daño a Willy Bank. Terry siente que golpear a su rival siempre es bueno y, si además se puede hacer dinero con ello, entonces es más que bueno”.

Benedict acepta prestar a Ocean y a su banda el dinero que necesitan tras una dura negociación. Como contrapartida, la banda debe robar la preciada colección de collares de diamantes de Bank. Las apuestas suben un poco más.

Soderbergh recalca: “A los espectadores les encanta Andy encarnando el papel de Terry, así que si íbamos a regresar a Las Vegas tendríamos que incluirle de alguna manera. Creo que hemos logrado involucrarle de una manera inesperada”.

Basher Tarr, interpretado por Don Cheadle, es el genio mecánico del grupo, pero también muestra su lado emocional. Con Reuben convaleciente en la cama e inmerso en una profunda depresión, Basher le escribe cartas emotivas llenas de mensajes inspirados por la esperanza y la amistad. Aunque los demás se mofen, dice Cheadle, “Basher cree que los pensamientos positivos tienen poderes curativos, así que, a pesar de que está muy involucrado en el plan, se toma el tiempo para escribir a Reuben cartas para animarlo”.

En lo que se refiere a su personaje, las palabras “profundamente involucrado” se podrían tomar literalmente. Como Basher, Cheadle pasa una gran parte de la película en el subsuelo donde prepara un dispositivo para la gran apertura del casino The Bank abriendo un gran agujero con una tuneladora masiva, la misma que se utilizó para construir el túnel que une Inglaterra con Francia a través del Canal de la Mancha. Cuando se rompe la primera tuneladora con un ruido estruendoso en medio del trabajo, ellos necesitan una nueva, pero les piden la friolera suma de 36 millones de dólares, ahí es donde entra Terry Benedict.

Frank Catton es un maestro del juego y será necesario que se encuentre en la planta del casino The Bank en la noche de la gran inauguración. Con el fin de superar la seguridad, Frank inventa una nueva variación de dominó, llamada ‘Nuff Said’”. Repitiendo en el papel de Frank Catton, Bernie Mac comenta: “Frank se divierte mucho mostrando su juego. Si alguna vez has jugado al dominó, sabrás lo intenso que puede llegar a ser este juego, por eso, él pregona que este juego va a ser más caliente que el póquer y con una mayores ganancias para la casa”.

Frank presenta ‘Nuff Said’ a Bank durante una convención de juego en Las Vegas y logra captar su interés. Pero como Bank no se decide inmediatamente, llega Terry Benedict y ofrece dar entrada a ‘Nuff Said’ en uno de sus casinos, sabedor de que la rivalidad de Bank hará que este pique el anzuelo y cierre el trato.

Mac dice, “Willy Bank es un asesino natural. Él te aplastará y te dejará sin nada, que es lo que hizo con Reuben y por eso estamos tan determinados en golpearle. Esta vez se trata de saldar cuentas pendientes”.

Después de tantos meses de planificar y organizar, los hermanos Virgil y Turk Malloy casi logran malograr toda la operación, aunque con sus mejores intenciones. Por razones obvias, todos los dados que están destinados a los casinos, están bien vigilados por los fabricantes hasta que llegan a las mesas de juego. Virgil va a Méjico para infiltrarse en la fábrica en la que se fabrican los dados diseñados específicamente para The Bank. Pero una vez ahí, Virgil pierde el objetivo de su misión al ver las pésimas condiciones laborales en esa fábrica. En lugar de preparar los dados, decide cambiar esas condiciones y lidera a sus compañeros de trabajo a una revuelta. Con la fábrica cerrada y el tiempo corriendo en su contra, Danny envía a Turk para que vuelva a centrar a Virgil en el objetivo de la misión. Una idea que resulta desafortunada, porque Turk hace justamente lo contrario y no era exactamente eso lo que Danny tenía en mente.

Scott Caan, que interpreta a Turk, cuenta: “Se supone que Turk va a Méjico para volver a encarrilar a Virgil y a la operación, pero finalmente se ve involucrado totalmente en la huelga. Es posible que siempre estén discutiendo, pero Virgil sigue siendo su hermano y ha estado trabajando bajo estas condiciones tan horribles, por lo que Turk piensa que es una crisis legitimada y se olvida del cuadro general”.

Casey Affleck, que interpreta el papel de Virgil, dice que sus peleas en la pantalla se han convertido en su segunda naturaleza cuando interpretan sus papeles. “No nos podemos desprender de nuestros personajes” se ríe. “Nos pones a los dos en escena y, aunque no esté escrito de esa manera, empezamos a pelear. Si Scott quiere decir algo, yo responderé inmediatamente, y poco tiempo después estamos rodando por los suelos. Puede parecer un poco ridículo y loco, pero nosotros nos divertimos un montón”.

Livingston Dell, el mago de la electrónica que puede penetrar en la mayor parte de sistemas de seguridad sofisticados, tiene un trabajo diferente en esta estafa particular. Cuando quiere manipular el reparto automático de las cartas en el Blackjack, descubre que no es tan sencillo como parecía.

Eddie Jemison admite de su personaje, “Livingston no es tan bueno como él cree que es. Lo intenta muchas veces, pero sigue cometiendo errores, así que se ve obligado a pedir ayuda a su antiguo colega Roman Nagel (interpretado por Eddie Izzard). Creo que una de las cosas que distingue a todas las entregas de ‘Ocean’ es que las cosas empiezan a salir mal y se ven obligados a improvisar. Creo que es uno de los motivos por el que los espectadores están de su lado, porque siempre están a tope y nunca estás seguro de si van a salir victoriosos del trance”.

El acróbata chino Shaobo Qin tiene que introducirse en espacios minúsculos y situaciones peligrosas para su papel como Yen. Sin embargo, en “Ocean’s Thirteen” él puede por fin vivir abiertamente la gran vida como el enigmático magnate inmobiliario chino Mr. Weng, cuya apuesta de 10 millones de dólares le permite entrar a él y a su “portavoz” Linus en las suites exclusivas de The Bank para jugadores importantes. Las capacidades acrobáticas de Yen le dan acceso a otro tipo de vida por todo lo alto, ya que tiene que vérselas con los peligrosos huecos de los ascensores, para poder lograr el robo de los diamantes.

Qin comenta, “M papel en las dos primeras entregas fue mucho más sencillo, porque se trataba sobre todo de esfuerzos físicos y la acrobacia es algo natural para mi. Este papel ha sido mucho más duro, porque tenía que memorizar mucho más texto”.

Carl Reiner, el legendario cómico, vuelve a encarnar a Saul Bloom, el veterano ladrón que tiene una gran habilidad para los trucos. En “Ocean’s Thirteen,” Saul se transforma en el altisonante Kensington Chubb, que da a entender a la señorita Sponder que él tiene la clave para que den al hotel la clasificación de cinco estrellas. Saul recibe inmediatamente un trato V.I.P., aunque el usuario real del hotel (interpretado por David Paymer) tiene el rango de V.U.P. (Persona nada importante). A este le hacen pasar muy mal por cortesía de Ocean’s eleven. Sobra decir que las estrellas no saldrán en la noche de inauguración de The Bank.

“No hay nada mejor que un castigo bien merecido,” sonríe Reiner, “particularmente si alguien se lo tiene tan merecido como Willy Bank. El castigo era uno de los aspectos que más me gustaron del guión, pero lo mejor de hacer esta película es volver a ver a toda esta gente. Me sentía privilegiado de regresar y trabajar con el reparto y con Steven y Jerry.”

La relación profesional de Reiner con Jerry Weintraub viene desde 1977 en “¡Oh, Dios!”, que fue dirigida por Reiner y producida por Weintraub. “Jerry sigue siendo el mismo que era en aquel entonces,” dice el actor. “Es un individuo que removería Roma con Santiago para conseguir lo que quiere. Todo lo que ha prometido alguna vez lo ha cumplido, por eso confío en él. La palabra de Jerry vale oro”.

El actor veterano Elliott Gould encarna otra vez al personaje de Reuben Tishkoff, cuyo colapso casi mortal, provocado por la traición de Willy Bank, es el catalizador del reencuentro de la banda de Ocean. Antes de “Ocean’s Thirteen,” había sido Reuben el que estaba siempre a disposición para ayudar a sus amigos. Le vimos por primera vez cuando en “Ocean’s Eleven” financió el famoso golpe que costó a Terry Benedict 160 millones de dólares. En “Ocean’s Twelve”, cuando alguien entregó la banda a Benedict, fue Reuben el que vino a su rescate con los fondos para su aventura europea. Ahora les ha llegado el turno a ellos de acudir en ayuda de Reuben para que recupere sus ganas de vivir.

Gould dice, “Reuben siempre ha sido un pilar dentro del grupo, pero ha llegado a tener cierto grado de rechazo acerca de que una nueva generación empiece a mandar en la acción. Está con ganas de volver a la acción, así que, aunque Danny le advierte enfáticamente para que no se mezcle con Willy Bank, él no le hace caso. Hay algo en él muy tradicional y de vieja escuela – pensaba que podría confiar en Willy Bank, sólo por el hecho de que ambos habían estrechado la mano a Frank Sinatra. Él sigue creyendo que hay un código entre las personas que han vivido tanto tiempo para poder haber dado la mano al viejo Frank Sinatra. Por eso no estaba preparado para enfrentarse a un Willy que no tenía escrúpulos y que era ruin.

La inclusión de Al Pacino al reparto de “Ocean’s Thirteen” en el papel central de Willy Bank ha sido orquestada por Jerry Weintraub, que confirma, “Trabajamos juntos hace varios años y somos viejos amigos. Es un actor impresionante y encaja perfectamente en este lío.”

Aunque Pacino había trabajado previamente con Weintraub, “Ocean’s Thirteen” es su primera colaboración con Steven Soderbergh. “Fue una gran experiencia trabajar con Steven,” recalca. “Hace que las escenas se conviertan en vida y eso es lo que logran sólo los grandes directores. Crea un cierto ambiente para los actores una sensación de confort que te libera como actor”.

“No creo que haya algún cineasta – especialmente de mi generación – que no admire a Al Pacino y no quiera tener la oportunidad de trabajar con él,” dice Soderbergh. “Para el papel de Willy Bank, necesitábamos a alguien que tuviera suficiente peso en la pantalla para poder suponer una amenaza real para la banda”.

Pacino comenta, “Steven y yo hablamos sobre cómo este personaje se mueve en la estrecha línea que separa al ser formidable del ser un poco loco. Willy Bank es un megalómano. Sus hoteles significan todo para él, por eso está tan obsesionado con los premios “Five Diamond Awards”. Se han convertido en su causa célebre, su razón de ser, lo que es un poco patético si piensas en ello. Cuando Danny Ocean le abarca por primera vez sobre Reuben, Willy cree que conoce a su adversario y cree que la banda de Ocean no es una amenaza para él. De alguna manera perversa le encanta meterse en este tipo de competencias de voluntades y fue una delicia para mí encarnar ese papel”.

Incluso un ego maniaco como Willy Bank sabe que no puede hacerlo todo solo y que necesita a una persona a su lado en la que confiar. La única mujer en el reparto principal de “Ocean’s Thirteen,” Ellen Barkin, se unió al equipo encarnando a Abigail Sponder, la mano derecha femenina de Bank, qué es casi tan taimada como él.
“ Abigail recibe las órdenes de Bank, pero no es la asistente de nadie,” confirma Barkin. “Es una excelente ejecutiva que mantiene todo junto e, incluso, puede hacer el trabajo sucio, si es necesario. Es una mujer que vive en Las Vegas y trabaja 24 horas al día, siete días la semana. No tiene una vida privada muy extensa, por eso es tan vulnerable ante los piropos de Lenny Pepperidge y se deja engañar tan fácilmente,” añade, refiriéndose a las escenas de seducción con Matt Damon, encarnando a Linus Caldwell, que se ha convertido en Lenny Pepperidge. “No está acostumbrada a que alguien la supere y menos aún que la engañen”.

“Es divertido hacer una comedia,” continúa Barkin. “Y es especialmente divertido si lo haces con alguien tan inventivo y espontáneo como Matt. Teníamos una excelente química en el plató”.

Barkin debutó en el cine en la película “Diner”, producida por Jerry Weintraub y compartió pantalla con Al Pacino en la película de suspense “Melodía de seducción”, pero Soderbergh revela que ella ya tuvo una relación anterior con las películas de la banda de “Ocean”. “Ellen ya actuó en una escena en ‘Ocean’s Twelve,’ pero finalmente acabó fuera de la película, así que le debía una,” se ríe. “Además, su escena era con Matt e implicaba una cierta tensión sexual, así que cuando pensamos en quién podía hacer el papel de la Srta. Sponder, fue una decisión fácil”.

 

 

3. La escena del crimen

“Ocean’s Thirteen” regresa al ambiente que los jugadores conocen mejor: Las Vegas. “Desde el principio queríamos regresar a los escenarios de ‘Ocean’s Eleven’,” confirma Weintraub. “Vegas tiene cachet; es la capital de la diversión del mundo y es un lugar increíble”. Mientras que algunas escenas exteriores se rodaron en localizaciones de Las Vegas, la logística para encontrar un nuevo casino y llevarlo a la producción condicionó mucho a los cineastas para que rodaran la mayor parte de la película en el entorno controlado de los estudios de sonido de la Warner Bros. Soderbergh confirma, “si hubiéramos rodado todo en lugares reales en Las Vegas hubiéramos necesitado el doble de tiempo y con el fin de obtener las escenas que yo quería necesitaba tener el entorno completamente controlado. Al pensar en todo eso, fue razonable construirlo en los estudios”. Philip Messina, un diseñador de producción que colabora desde hace mucho tiempo con el director se unió a ellos para organizar la transformación de un estudio de sonido cavernícola en un elegante hotel y casino de Las Vegas. “Yo conté a Phil que tenía que ser precioso pero de cierto modo extraño,” dice el director. “La idea es que Willy Bank ha diseñado un casino y un hotel según sus propias especificaciones”. “Yo pensé, ‘es posible que sea la primera y última vez que pueda diseñar y construir algo así de grande, así que lo haré’,” sonríe Messina. El leitmotiv para The Bank tanto para el hotel como para el casino fue el concepto original de Messina. “La estética del hotel es un tema casi asiático. Tenía que ser atrevido, porque Las Vegas es todo espectacular y necesitábamos recrearlo. Para mi, Las Vegas es visualmente impresionante, pero también hay una libertad de estilos en la ciudad que es excitante desde el punto de vista del diseño”.

El diseñador explica, “Una de las reglas más importantes que rompimos era tener un área de juegos en varios niveles. Todos decían, ‘en Las Vegas no existe eso’ y yo les decía ‘esa es la razón por lo que lo quiero hacer’. La mayor parte de los casinos ocupan una superficie enorme, ocupan millas. No teníamos esa posibilidad, de tal manera que pensé que si nos ampliábamos verticalmente, se multiplicaría nuestra superficie de acción.”

El casino de varios niveles se construyó en la nave 16, una de las naves de sonido más grandes de Los Ángeles. El tamaño total de las naves lo hacen perfecto para este plató tan grande; sin embargo una gran parte de la superficie está ocupada por un enorme depósito de agua que representaba un reto para Messina y su equipo. “Como era una suelo hueco y nuestro plató era tan grande y pesado, debía ser ideado estructuralmente,” explica Messina. “Había muchas cosas que teníamos que hacer en la nave antes de empezar a construir el plató.”

Una de las piezas más grandes del decorado era el ascensor, que pesaba casi 18 toneladas con un habitáculo que trabajaba en cada nivel del casino. El equipo de Messina tuvo que bajar y reforzar los fundamentos para que pudieran soportar el peso del ascensor. Resultó ser una de las piezas más complicadas del decorado.

La iluminación del casino también fue una empresa enorme. Toda la iluminación se montó en el decorado, de tal, manera que una vez que el reparto, el director y los extras se encontraran en la sala, no se tuvieran que utilizar luces adicionales. Messina incorporó luces fijas en las mesas de juegos y piensa que “funcionaron muy bien, especialmente para iluminar a la gente que se encontraba alrededor de las mesas. Sabíamos que las lámparas que colgaban del techo crearían un ambiente suficientemente claro, de tal manera que se trataba de colocar en áreas específicas más luces para que no se tuviera sólo una enorme luz plana en toda la sala”.

Soderbergh y Messina utilizaron también grandes arañas de cristal distintivas para el decorado luminoso. Una estructura de unas 3 toneladas hecha de cristal soplado austriaco, que llegó al estudio en diez cajas de madera enormes colgaba encima de las mesas de dados. Cada tira de cristal estaba numerada y un equipo de cinco personas necesito una semana entera para volver a instalar las arañas de cristal, colgando cada tira individualmente. Se tuvieron que instalar más soportes en la base del techo para que soportaran el peso. Las arañas eran realmente decorativas pero también le servían al director prácticamente como luz principal.

Sobre el área del hall se ha colgado una araña de cristal artística diseñada por el famoso artista conceptual Jacob Hashimoto que vino desde su estudio en Italia para supervisar personalmente la instalación. Esta araña estaba hecha de miles de piezas individuales que se colocaron una por una en la estructura en el techo.

Una de las instalaciones de iluminación más espectaculares se encontraba en la sala Diamond, donde Willy Bank guardaba los cinco collares de diamantes. La lámpara se llamaba “La Cascada” y la pedimos prestada a la Swarovski Crystal Company. Tenía unos 6 metros de altura y un diámetro de unos 60 centímetros y cada cristal se tenía que colocar individualmente en la estructura que lo sujetaba en el techo.

Las lámparas que colgaban de la sala principal del casino fueron diseñadas por Messina y su esposa, Kristen Toscano Messina, la decoradora del plató. Hechas de una resina de fibra de cristal fueron fundidas por el departamento de arte. En el interior de los dispositivos se encontraban focos de cine con gel y difusión. “En lo esencial,” dice Messina, “se trataba de esconder los focos de cine y servir – al mismo tiempo – como elemento escultural”.

El plató del casino se llenó con una gran variedad de de máquinas tragaperras proporcionadas por la empresa Aristocrat Technologies, Inc. – todas funcionaban realmente pero no se utilizó dinero real – también había mesas de ruleta, de dados, de Blackjack, de póquer “pai gow” y, naturalmente mesas para el juego más nuevo de la ciudad ‘Nuff Said’. Cada mesa tenía el emblema de The Bank, así como los miles de chips e incluso los dados. “La parte más difícil era evitar que los extras y el equipo no jugasen durante las horas de descanso,” se ríe Messina. “Creo que hubo más de una partida clandestina durante el rodaje”.

Weintraub confirma, “Phil creó un decorado de los más creíbles que he visto en toda mi vida. Llevamos a personas al plató del casino y se olvidaban que estaban en una nave de sonido. Diseñó todo tan al detalle que podríamos haberlo abierto para jugar de verdad … si hubiera sabido cómo hacerlo”.

Soderbergh añade, “no creo que volvamos a ver pronto un decorado como ese … quizás nunca. Es una de esas oportunidades extrañas que haces algo extraordinario, y Phil era la persona perfecta para hacerlo”.

También hubo localizaciones en el sur de California, especialmente en la ciudad Rosamond, que se encuentra en medio del desierto y que se convirtió en la localización para la fábrica de dados mejicana. Además, la compañía se fue a Las Vegas para rodar determinadas escenas clave. La oficina de Terry Benedict se encontraba en las oficinas del hotel Bellagio y el bar del hotel Fontana sirvió para el centro de convenciones en el que Frank Catton presenta el juego ‘Nuff Said’. Los cineastas también aprovecharon la construcción de una ampliación del hotel Venetian, para rodar la construcción del casino The Bank durante la escena en la que Danny Ocean ofrece un Billy Martin a Willy Bank.

Otra localización original fue el área de embarque de Southwest Airlines en el aeropuerto McCarron de Las Vegas, donde se rodó una escena con George Clooney, Brad Pitt y Matt Damon.

 

 

4. El vestuario

Para la diseñadora de vestuario Louise Frogley, el hecho de diseñar un vestuario para un reparto tan grande – añadido al hecho de que la mayor parte de ese reparto encarnaba a personajes ya establecidos – suponía un nuevo reto.

“Estos son proyectos difíciles para un diseñador de vestuario, porque cada una de las piezas tiene que tener una calidad muy distintiva,” dice Soderbergh, que ya ha trabajado anteriormente con Frogley en tres películas: “El halcón inglés”, “Traffic” y “El buen Alemán”.

Para crear el vestuario del reparto, Frogley quería homenajear el trabajo del diseñador de vestuario Jeffrey Kurland para “Ocean’s Eleven”, mientras cambiaba cosas que mostraban la moda y las tendencias actuales. Tanto para George Clooney como para Brad Pitt, se utilizaron línea claras y estilos simples. “Con George Clooney, cuanto más simple mejor,” dice ella. “Él desarrolló su aspecto en la primera película y pensamos que era brillante y decidimos seguir el mismo camino.

George es un actor que no quiere demasiadas complicaciones; aparte de su esmoquin y un disfraz, él se viste principalmente en trajes gris oscuros y camisas blancas”. Frogley cuenta, “Brad también quería mantenerlo simple, pero con un toque llamativo. Él sentía que su personaje había madurado, por lo que la ropa de Rusty podría ser más simple, pero tenía que ser colorida en contraste con Danny”.

La diseñadora dice que con Terry Benedict siguió el tipo de vestuario que ya había establecido éste previamente. Ella afirma. “Andy Garcia había llevado una chalina durante casi toda la película de ‘Ocean’s 12’. Yo pensaba que le quedaba muy bien, pero esta vez decidí ir un poco más allá y le di un aspecto al estilo de ‘Muerte en Venecia’”.

 

El vestuario de Matt Damon refleja probablemente el mayor cambio de este personaje, dice Frogley, “Jerry quería que Linus apareciera mucho más maduro. Ya no es un niño; está a punto de llevar a cabo sus propios robos y se ha vuelto más importante en la organización de Ocean. Por eso pensamos que debería vestir más trajes. Matt quería también un aspecto totalmente diferente para su personaje de Lenny Pepperidge, por eso copiamos el traje del presidente Mao y lo hicimos un poco más atrevido”.

El Saul Bloom encarnado por Carl Reiner tiene también un vestuario distinto para su alias, el falso revisor de hoteles Kensington Chubb. “Hicimos a Kensington como a un inglés falso – se parece más a lo que un americano de a pie piensa cómo se viste un inglés. Utilizamos muchos tipos de tejidos de tweed, Harris, irlandés y escocés. Combinamos tejidos tweed con pantalones moleskin y camisas a cuadros, todo al estilo inglés,” describe Frogley.

“Don Cheadle quería tener esta vez un aspecto muy americano, pero su traje de minero es esa preciosa chaqueta de Yohji Yamamoto que nosotros destrozamos bastante. El vestuario de Basher es muy básico – excepto, naturalmente, cuando toma “prestado” el traje del motero loco Fender Roads,” sonríe la diseñadora.

Además del reparto principal, lo que más tiempo le llevó a la diseñadora era el uniforme de los empleados del casino The Bank. Frogley dice, “Estábamos creando un casino que iba a ser supuestamente el más nuevo y moderno, de tal manera que los empleados necesitaban unos uniformes correspondientes”.

Soderbergh recalca, “La vestimenta de cada uno de los empleados de The Bank – desde los conserjes y vigilantes hasta los empleados detrás de las mesas – debía estar bien integrada en el ambiente que Phil estaba creando con sus decorados. Yo pienso que Louise hizo un trabajo realmente extraordinario conectando todos esos elementos”.

Con el fin de lograr la mezcla correcta, Frogley miró libros con fotos y cuadros inspirados en Asia. “Tomamos algo serio y formal y luego lo modificábamos un poco para que fuera moderno y colorido,” dice ella. “Yo usé un montón de verdes y naranjas y rosas fluorescentes”.

Para los personajes más importantes de The Bank, Willy Bank y Abigail Sponder, Frogley trabajó estrechamente con los dos. Se tomó la decisión de que la Srta. Sponder no se vestiría con un vestuario estereotípico de ejecutiva. En lugar de ello, la diseñadora, la actriz y los cineastas decidieron que ella siempre llevaría vestidos que destacaran su figura, y se decidió tuvieran matices de rosa. El color ya estaba determinado por el decorado de The Bank, donde los personajes trabajaban y pasaban la mayor parte de su tiempo. Frogley expone, “la idea era que Abigail tuviera un color característico y funcionó porque ya estaba utilizándolo para los uniformes en el hotel. Esto ayudó a vestirla como a una empleada, pero sin llevar un uniforme”.

Para Pacino, Frogley dice que primero llenó un tablero con fotografías de referencia para mostrárselas al actor “de dónde veníamos y el aspecto que queríamos dar al vestuario del personaje. Sus trajes eran de Battaglia. Bank debería tener naturalmente trajes a medida, pero queríamos que fuesen un poco llamativos. Le mostramos una gran cantidad de trajes en colores diferentes y estaba encantado con la dirección que estábamos tomando”.

 

5. Únete al club

Durante el rodaje de “Ocean’s Thirteen,” Jerry Weintraub no quería que el reparto se retirase a sus caravanas individuales cuando no estaban rodando, por eso tuvo la idea de crear lo que llamó “El Ocean’s Club.

” Él lo explica: “Quería un lugar en el que todos se pudieran retirar, debido a que es una película sobre la camaradería. Yo pensé en ello, nuestra productora ejecutiva Susie Ekins lo creó y Phil Messina lo diseñó”. Weintraub encontró junto a una de las naves de sonido que utilizaban una sala de conferencias que no se utilizaba y la convirtió en un club de verdad, equipado completamente con televisión, futbolines, mesas de juegos y mucha lectura. En el club también se podían adquirir el desayuno, la comida y la cena. Steven Soderbergh disfrutó este espacio tanto que hizo que le llevaran su “Avid” portátil al club y lo utilizó como sala de montaje durante la producción.

“El Ocean’s Club fue una gran idea de Jerry,” asiente el director. “Es algo en lo que yo nunca hubiera pensado, pero resultó ser el lugar perfecto para que la gente llegara y se relajase. Cuando terminó el rodaje, creo que todos echamos un poco de menos pasar un rato agradable con la persona que se encontrara en ese momento en el club. Tuvo un impacto realmente positivo sobre la producción”.

Aunque el Ocean’s Club se cerró de forma permanente después del rodaje, Weintraub se aseguró que éste seguiría vivo con el reparto y los cineastas. Dio a cada uno de ellos una tarjeta del Ocean’s Club en la que había inscrito: “Eres un miembro de por vida. Pero si te encuentras con algún otro miembro del club en cualquier lugar de la tierra y no llevas esta tarjeta contigo, pagarás la bebida”.